Empresa

Por qué los inmigrantes tienen más probabilidades de ser empresarios que el resto

hombre de negocios lanzando una idea

¿Te has ido a otro país a trabajar? Entonces debes saber que tienes el doble de probabilidades que los demás de convertirte en un emprendedor. La búsqueda de nuevas experiencias, y la valentía de marcharte lejos de casa tienen mucho que ver.

Al comenzar un negocio, un empresario tiene que pasar numerosas noches sin dormir, soportar dudas sobre sí mismo y aprender continuamente, es decir, las mismas experiencias que tiene un inmigrante al llegar a un país completamente nuevo y extraño para él. Por eso es muy probable que el espíritu emprendedor con el que llega un inmigrante a otro país haga prosperar la economía mundial, y en concreto, la nacional de ese territorio.

Poco importa si esa persona se marcha a otro país por necesidad o por gusto, tanto las personalidades de los inmigrantes como las circunstancias personales son diferentes a las del resto de personas, según diversos estudios. Los inmigrantes están más abiertos al cambio, a las nuevas experiencias, y por tanto no les asusta la innovación.

Según el Banco Mundial el aumento de la migración equivaldría al aumento del 3% de la fuerza de trabajo en los países desarrollados para 2025 y generaría 356.000 millones de dólares en ganancias globales, algo que se puede confirmar teniendo en cuenta que más del 40% de las empresas de la lista de Fortune 500 de Estados Unidos han sido fundadas por inmigrantes y sus hijos, como informa Forbes.

Por ejemplo, Apple fue fundada por el hijo de un inmigrante sirio y Google por el refugiado ruso Sergey Brin. Así, el informe de la Universidad de Aston en Reino Unido afirma que los inmigrantes tienen el doble de probabilidades de ser empresarios, es por eso que casi una de cada cinco empresas tecnológicas del Reino Unido ha sido fundada por inmigrantes.

7 libros imprescindibles para lanzar tu propio negocio que deberías leer

De tal forma los inmigrantes son tan importantes para que haya un crecimiento económico en los países, gracias a sus habilidades y su predisposición a innovar y arriesgarse en nuevos proyectos, haciendo que crezcan las economías de los territorios.

Ser inmigrante no es fácil, de la misma manera que ser empresario tampoco lo es. Por eso ambos se caracterizan por su fortaleza ante la adversidad, su valentía al afrontar nuevas y extremas situaciones, así como un carisma y una perspectiva ante los problemas que hacen que los inmigrantes sean empresarios naturales.

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández