Empresa

¿Por qué la fusión de Bayer y Monsanto sacudirá el mercado mundial de semillas y químicos?

Escrito por Eduardo Álvarez

Bayer y Monsanto han recibido luz verde a su fusión, que se producirá a lo largo de este año. El resultado es una empresa casi monopolística en el sector de las semillas y los químicos.

Ya es oficial: Bayer y Monsanto han recibido autorización para proceder con su anunciada fusión, o más bien la compra del segundo por parte del primero, de la que surgirá el mayor conflomerado empresarial del mundo en el sector de las semillas y los químicos.

Bayer, conocida por ser líder de la industria farmacéutica, se une así a Monsanto, que posee la propiedad de la mayor base de semillas del mundo y de pesticidas como el tan odiado glifosato. Ambas pueden ser consideradas como dos de las mayores compañías de biotecnología del mundo por separado, así que ahora que son una sola compañía, amenazan con hacerse casi con el monopolio, pero no ocurrirá.

Entre las condiciones impuestas por los organismos reguladores de varios países para dar luz verde a la fusión hay varias muy importantes. El objetivo marcado es evitar que esta nueva supercompañía de la agroquímica pueda utilizar su posición de poder para forzar aún más y hacerse con el monopolio de los sectores que ya domina. Para favorecer la competencia se han incluido algunas cláusulas antimonopolio en el documento de fusión.

No todo son fusiones: estas son las 10 mayores peleas entre marcas de la historia

Principalmente, se trata de evitar que Monsanto-Bayer invierta en semillas que ya controla, como la del algodón o la soja. También en negocios muy rentables y controlados por ambas como por ejemplo el glifosato.

Por qué esta fusión puede modificar el mercado a medio plazo

El peligro de la unión de dos de las mayores empresas agroquímicas del mundo es real, y no consiste en nada fuera de lo normal, sólo en la lógica del mercado: puede que acelere la fusión de otras importantes compañías del sector.

Al no poder competir contra Monsanto-Bayer, pese a las medidas introducidas por los reguladores, es muy probable que compañías como Dow se planteen la posibilidad de unirse a otras para mantener el ritmo.

En un sector en el que las patentes y la innovación requieren de constente I+D, la unión de las grandes empresas puede afectar de forma imprevisible a las mejoras en la agricultura, los químicos y los fertilizantes.

Vía | Bayer y El País| Imagen de portada vía Conan / Flickr

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez