Empresa Startups

¿Por qué es mejor que tu startup tenga pocos inversores?

por que es mejor que tu startup tenga pocos inversores
Escrito por Lara Olmo

La consultora de startups Ad&Law recomienda que el número de inversores de una startup sea limitado, entre otras cosas, para que el emprendedor no pierda participación.

En los últimos años han florecido en España diferentes vías de financiación para apoyar e invertir en startups. Las posibilidades son tantas y tan diversas, que seguramente más de un emprendedor se haya visto abrumando al buscar ayuda económica para su proyecto.

En el caso del Capital Privado, el último informe de la asociación ASCRI revelaba que este sector se encuentra en fase de maduración, después de cerrar un 2016 con un volumen total cercano a los 3.000 millones de euros repartidos en unas 584 inversiones.

El Venture Capital es una de sus modalidades más conocidas, pero ni mucho menos las única; los Business Angels suelen actuar a través de fondos de inversión de este tipo pero otras veces lo hacen en solitario, y también están las plataformas de crowdfunidng y crowdlending, cada vez más populares.

Pero antes de decidir qué vía de financiación es la más adecuada y a qué fondo recurrir en cada momento, es importante que el emprendedor conozca las exigencias y condiciones que le van a plantear.

Desde la firma especializada en asesorar a startups Ad&Law recomiendan que el número de inversores de una startup sea limitado, ya que de lo contrario se puede llegar a una situación de desgobierno y conflicto de intereses entre las partes.

El número de inversores tiene un impacto directo sobre el funcionamiento y éxito de la empresa”, señalan desde la firma. A mayor número de participantes, menos control y participación de emprendedor sobre su startup y más difícil es coordinar a los accionistas (por ejemplo, la convocatoria para organizar una junta puede convertirse en un caos).

De ahí que para ellos fórmulas como el crowdfunding no sean recomendables porque multiplica el número de accionistas minoritarios.

Además de reducir las fuentes de inversión, aconsejan que todos los accionistas suscriban el mismo pacto de socios y se suscriban a un mismo consejo de administración tratando que sea reconocido y representativo de todos (o de una gran mayoría).

Si el negocio funciona y el emprendedor logra un exit en nuestro país (de entorno al millón de euros), éste acabará con el 20 o 25% de la empresa. Pero si el negocio fracasa el emprendedor se quedará sin nada o casi nada, ya que los inversores profesionales suelen imponer cláusulas de liquidación preferente si entran en una compañía.

Tipos de inversores y lo que busca cada uno

3F (Family, Friends and Fools): suelen ser los primeros en llegar y por eso no esperan mucho o incluso nada a cambio. Lo peor de este tipo de inversores es que suelen ser personas muy cercanas al emprendedor, y según el desarrollo de los acontecimientos, las relaciones personas pueden verse deterioradas.

Fondos de Venture Capital (VC): asumen riesgos y esperan verse recompensados. Por eso se fijan lograr un exit como máximo en los 5 años siguientes a su inversión con el objetivo de recuperar el 100% de la inversión total del fondo.

Family offices: son plataformas de inversión dedicadas a llevar íntegramente los grandes patrimonios. No suelen asumir tantos riesgos y, aunque buscan ser rentables, no tienen tantas expectativas como los fondos de VC. Responden al criterio arbitrario de sus accionistas.

Corporal funds: son grandes empresas que compran participaciones en startups con el objetivo de adquirir su tecnología o know-how y que pueden llegar incluso a adquirirlas en su totalidad.

Private equity: no era habitual en la inversión de startups pero empiezan a tenerlas en cuenta debido a los exits. Sobre todo cuando están en fases avanzadas y tienen el objetivo de salir a bolsa o fusionarse con otras.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.