Empresa

¿Podría el Big Data ser la próxima burbuja que estalle?

podria Big Data ser burbuja que estalle
Escrito por Óscar Condés

Desde el estallido de la burbuja inmobiliaria muchos son los que tratan de vaticinar cuál será la próxima en estallar, y algunos apuntan hacia el Big Data.

¿Está la gran burbuja del Big Data destinada a explotar? Eso es lo que se preguntan en el blog de la prestigiosa consultora Gartner. Suponiendo que exista dicha burbuja, claro. Para Jennifer Polk, miembro de la delegación de Chicago de Gartner y especialista en  marketing, es posible que asistamos a otra burbuja tecnológica, tal vez similar  la de las punto com allá por el año 2000, y el Big data podría protagonizarla.

Siempre refiriéndose al mercado estadounidense, Polk propone en su artículo considerar el número de empresas tecnológicas de marketing y publicidad que están desarrollando software y plataformas diseñadas para recoger, manipular y analizar grandes cantidades de datos de sus clientes y en el número de proveedores de datos. Propone también tratar de enumerar el número de agencias, consultores y sistemas, las manadas de analistas de datos y los millones en honorarios por servicios de estrategia, integración, limpieza y análisis de datos. A continuación, Polk nos pide reflexionar sobre el número de empresas que están generando ingresos activamente gracias a los datos de sus clientes.

A continuación, Polk afirma que el Big Data y todo el creciente negocio alrededor se basa en tres supuestos: Que los consumidores van a seguir compartiendo sus datos, que lo seguirán haciendo de forma gratuita y que la participación de los consumidores seguirá siendo razonablemente precisa.

Pero… ¿Y si estamos equivocados?

Según este blog, los recientes cambios en el comportamiento del consumidor sugieren que podríamos estar llegando al final de este comportamiento en el que los consumidores permiten el acceso relativamente libre y fácil a sus datos. El uso de adblockers y el cambio en las percepciones sobre nuestra privacidad podrían amenazar la capacidad de los vendedores de aprovechar nuestros datos de consumo. Por otra parte, los consumidores son cada vez más inteligentes en el ámbito de lo digital, y según aumenta su dominio de la tecnología también lo hace su conciencia sobre el valor de sus propios datos. Así, Polk se pregunta si podríamos estar acercándonos a la adopción generalizada de herramientas que permitan a los consumidores controlar y obtener beneficios económicos de sus propios datos.

Sin duda, afirma, los vendedores serán capaces de adaptarse a estas situaciones. Pero ¿podrá hacerlo el mercado del Big data en toda su amplitud? ¿Cómo les afectaría a las firmas de marketing en redes sociales, plataformas de publicidad, medios de comunicación y proveedores de tecnología que dependen del Big data? ¿Podrían sobrevivir si ocurre lo que venimos contando? Sin duda, una cuestión interesante que tendremos que tener en mente en el futuro inmediato.

 

 

Cinco claves para no tener miedo a los proyectos de Big Data

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.