Empresa

Piquetes, huevos y mucha tensión: nuevo episodio de la guerra taxis-Uber-Cabify

huelga-taxis-madrid-barcelona-contra-uber-cabify
Escrito por Lara Olmo

Los taxistas de Madrid y Barcelona acusan a Cabify y Uber de intrusismo laboral, de no tributar en España y de crear conductores “esclavos”. Ambas compañías lo desmienten.

Hace tiempo que el gremio del taxi no duerme tranquilo. Aunque siempre se ha caracterizado por su perfil reivindicativo, hasta ahora las asociaciones funcionaban de forma más o menos individual. Hasta que llegaron las aplicaciones de conductor privado, encabezadas por Uber y Cabify, y se unieren todas a una.

En las últimas manifestaciones de Madrid y Barcelona (con una convocatoria, siempre según fuentes de las asociaciones profesionales, de 5.000 y 6.00 taxistas), han vuelto a manifestar su disconformidad con la manera de operar de estas compañías, a las que consideran competencia desleal.

Aunque ambas convocatorias se cerraron sin incidentes, se arrojaron petardos, huevos y cerveza contra el Ayuntamiento de Barcelona, al que algunos taxistas trataron de entrar por la fuerza porque la alcaldesa Ada Colay no se reunió con ellos para escuchar sus demandas. Además, en los piquetes informativos ubicados en los aeropuertos se llegó a difundir la orden de “reventarle el coche” a todo el que entrara por allí.

Tras intentar entrar por la vía de la economía colaborativaUber y Cabify han logrado hacerse con una importante cuota de mercado del transporte terrestre de Madrid y Barcelona gracias a las licencias VTC (vehículos con conductor).

La actual ley de ordenación del transporte terrestre marca la proporción de una licencia VTC por cada 30 taxis, algo que, aseguran, no se está respetando, lo que está disparando el intrusismo laboral.

Las asociaciones de taxistas reivindican que esta ley se cumpla y se refuerce, y que las fuerzas de seguridad conozcan la ley de transporte y la del taxi para aplicarla en la persecución de los taxis pirata, que es como ellos llaman a las flotas de Uber o Cabify.

Dicen que, de seguir así, se acabarán haciendo con el mercado y entonces impondrás sus tarifas a su voluntad, algo que ahora no pueden hacer porque, por ejemplo en Madrid, están reguladas y consensuadas por Ayuntamiento y Comunidad.

La app de fedetaxi, la app de los taxistas españoles contra Uber

Entre los ataques que lanzan a Uber y Cabify no faltan argumentos para denostar su credibilidad, aunque no siempre estén contrastados. Las acusan de “crear esclavos” y falsos autónomos por 900 euros al mes, algo que Cabify ha desmentido en alguna ocasión asegurando que sus chófer ya eran autónomos antes de contratarles y que el sistema funciona como el de los taxistas convencionales.

También les acusan de llevarse el capital fuera y de tributar fuera de España, en paraísos fiscales. A esto también has respondido en Cabify, afirmando que tributan en España, así como en todos los mercados donde opera.

Cabify tiene su matriz en Delaware (EE.UU.), un estado que no está incluido en la lista de paraísos fiscales de la legislación española aunque sí ofrece sustanciosos beneficios fiscales. Uber por su parte tiene la central de operaciones en Holanda; su filial en España no tributa por su actividad real en el país sino que lo hace tan solo por los ingresos que recibe de promoción por parte de su matriz.

Recurso | Ferrán Nadeu

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.