Empresa

Phone House se aferra a las franquicias para mantener la rentabilidad

Escrito por Lara Olmo

Phone House está deshaciéndose poco a poco de sus propias tiendas y la mitad de sus locales ya son franquicias. Todo por tratar de mejorar su situación financiera.

Hace unos años el negocio de los móviles era uno de los más rentables, cuando el consumidor estaba deseando cambiar su antiguo terminal por el último modelo, mucho más potente y con mejores prestaciones; aunque no lo suficiente como para no tener que volver a cambiarlo en unos dos años.

Ahora las cosas han cambiado. Aunque se siguen vendiendo smartphones, la fiebre por cambiar de teléfono ha pasado, los modelos son más duraderos y los nuevos lanzamientos no distan demasiado de los que ya hay en el mercado. Esto ha repercutido sobre todos los agentes que intervenían en el negocio, empezando por distribuidores como Phone House.

La cadena, que hasta hace poco tenía una tienda en la zona más céntrica de cualquier localidad, ha ido virando su modelo de tiendas propias a franquicias, para seguir siendo rentable. Según informa Sabemos, en 2015 tenían 307 propias y 178 franquicias, mientras que al cierre de su ejercicio fiscal en 2016 (en abril) el reparto era al 50 %, con 249 locales en propiedad y 249 franquiciadas.

Una reducción en el negocio de su propiedad que explicaría el pequeño respiro que ha tenido la compañía en sus cuentas en el último año: Phone House facturó 362 millones de euros en 2016, que aunque es un 5% menos que el año anterior, le dio un saldo neto positivo de 3,5 millones de euros.

Todo un alivio para el distribuidor, teniendo en cuenta que en 2015 sus cuentas reflejaron pérdidas de 15,2 millones.

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.