Empresa

Cómo comenzar tu carrera como freelance y ser tu propio jefe

Cómo comenzar tu carrera como freelance y ser tu propio jefe

Si has decidido hacerte freelance, te contamos cómo impulsar desde el comienzo tu carrera profesional aprovechando el potencial y las ventajas de este perfil en auge, habitualmente nómada, remoto y tecnologizado.

Aunque al principio puede dar miedo y vértigo y quedan muchos avances en materia de protección social o reducción de la presión fiscal, cada vez más personas apuestan por ser freelance en España.  Como profesional independiente, esta opción te permite trabajar desde casa o abogar por un coworking, tener mayor flexibilidad diaria, dirigir tus propios proyectos y ofrecer a clientes y empresas tus servicios de carácter especializado.

Guía para retener a largo plazo a tus clientes si eres freelance

¿Qué es preciso tener para comenzar tu carrera freelance? Una amplia variedad de competencias y habilidades, una buena infraestructura y equipo tecnológico, capacidad de gestionar el tiempo y sentar tu propia rutina de trabajo, nociones de mercadotecnia, conocimiento de finanzas o trabajo de tu marca personal en redes sociales.

Para dar los primeros pasos en el increíble y vertiginoso mundo freelance, te damos un empujón con la siguiente batería de consejos.

Pasos para empezar a trabajar como freelance

  • Reúne previamente todas las herramientas que necesitas: Desde comprar una silla ergonómica a renovar tu equipo tecnológico, reformar un espacio de tu casa para habilitar un espacio de trabajo confortable enfocado en la productividad o formarte en habilidades necesarias para llevar a cabo tu trabajo como Social Media, diseño web o contabilidad es fundamental.
  • Decide dónde y cómo trabajarás: Movilidad permanente al más puro estilo millennial, el fantástico coworking de tu barrio, una oficina compartida o tu despacho desde casa son algunas alternativas de peso que debes evaluar. También debes disponer todo para publicitarte y conseguir proyectos: tarjetas de visita, un blog de nicho con tus trabajos, una página web o un completo portfolio que puedan consultar los clientes y empresas interesados. Recuerda tener perfiles profesionales en redes sociales como LinkedIn.
  • Decide tu tarifa y establece un plan de trabajo: Deberás pautar la duración, aunque sea flexible, de tu jornada laboral, localizar y medir tus picos de productividad, organizar prioridades y establecer deadlines para la entrega de tus proyectos. Puedes cobrar de formas muy diversas: por hora, palabra, paquete o proyecto. Por supuesto, sobra decir que salvo excepciones, deberás darte de alta como autónomo, tener todas tu documentación en regla y abonar los pertinentes impuestos de forma trimestral o anual como el IVA o el IRPF.
  • Busca y ofrece proyectos online: Con el transcurso del tiempo se multiplican alternativas para encontrar trabajo freelance online, desde los grupos específicos de LinkedIn a Freelancer, Odesk, Twago o Workana. Desarrolla tu marca, potencia tus señas de identidad, consigue referencias positivas en forma de feedback y ¡a volar! No olvides utilizar software online para aligerar tu trabajo, apostando por herramientas colaborativas, apps para gestionar el tiempo y planificar tu agenda o extensiones de Chrome que te hagan una persona más productiva y eficiente.
  • La magia del networking: Desde el comienzo, aboga por acudir a eventos especializados de tu sector y establecer contactos profesionales. El networking puede abrirte muchas puertas, tanto hacia clientes como hacia empresas, colaboradores, expertos, mentores y colegas que te brindarán asesoría, conocimientos valiosos y nuevas metas.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.

  • Patricia Montesori

    Una ayuda muy grande para una persona asi puede ser una aplicacion para llevar la contabilidad casi automatica con un software de gestion. Con Alegra yo pude organizar todo y acceder desde cualquier dispositivo para hacer cambios o revisar procesos.