Empresa

Apple investiga el uso de ilegal de estudiantes en la fabricación del Apple Watch

Una ONG denuncia que decenas de estudiantes trabajan explotados para Apple

Apple ha abierto una investigación sobre su cadena de suministro después de que uno de sus proveedores haya sido acusado por una ONG de usar ilegalmente estudiantes en una planta china que fabrica el Apple Watch.

La ONG Sacom sacó a relucir que decenas de estudiantes trabajan de forma ilegal en una planta asiática de Quanta Computer, proveedor taiwanés de Apple para la fabricación del Apple Watch. Los jóvenes, todavía en época de instituto, hacían horas extra y turnos de noche -desde las 20:00 hasta las 8:00 sin apenas descansos-, algo que la asociación dio a conocer tras entrevistar a 28 estudiantes. “La fábrica no podría operar sin estudiantes trabajadores”, afirmó uno de ellos.

De cara a la investigación, los afectados revelaron haber sido enviados a la fábrica para la realización de prácticas -11 de ellos afirmaron que sin ellas no tenían posibilidad de graduarse-. Lejos de lo prometido, llevaron a cabo idénticas tareas a los operarios de la línea de ensamblaje, sumando los citados turnos nocturnos y horas extra, prohibidos por la legislación vigente para los estudiantes.

España, a la cabeza en precariedad laboral: 6 de cada 10 becarios no cobran

La ONG, con sede Hong Kong. afirmó que el proveedor de los de Cupertino obligó a los alumnos a trabajar “como robots” para ensamblar su popular Apple Watch, tras lo que la compañía ha abierto una investigación sobre este grave conflicto laboral en la planta, ubicada en la ciudad china de Chongqing. Los estudiantes afirmaron tener que “repetir el mismo procedimiento cientos y miles de veces todos los días”.

Desde Sacom alertan que las prácticas son una alternativa muy recurrida en China, ya que los fabricantes se unen a escuelas vocacionales para proveer trabajadores y cubrir la escasez de mano de obra cuando aumentan la producción de nuevos modelos o durante la fiebre navideña. Recientemente, Foxconn -otro de los mayores ensambladores de dispositivos de Apple- también reconoció el uso ilegal de estudiantes en su fábrica de Zhengzhou.

La ONG ha exigido a Apple que investigue y que las prácticas laborales se ajusten a las políticas propias de la empresa y a las del gobierno local y central de China.

 

 

 

Fuente | The Guardian

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.