Empresa

Mumablue, la startup de cuentos personalizados anuncia su expansión internacional

Mumablue anuncia su expansión internacional

La startup líder en creación de cuentos personalizados para niños Mumablue supera los 20.000 ejemplares vendidos y ha comenzado a vender en 20 países, con especial foco en EEUU, Canadá y México.

La innovadora Mumablue nacida en 2015 y fundada por Cristina Rodríguez y Manuel Córdoba anuncia su expansión internacional tras revolucionar el mercado editorial digital en España. Gracias a su sencilla herramienta online pueden encargarse “dobles” animados de los niños, convertidos en protagonistas de libros artesanales. Ahora, tras superar los 20.000 libros vendidos ha anunciado la traducción de sus obras al alemán, francés e italiano y la venta a más de 20 países, con especial foco en Estados Unidos, Canadá y México.

Las 50 startups con mayor potencial de las que (aún) no has oído hablar

La idea que subyace tras la creación de esta startup es iniciar en el placer de la lectura a los más pequeños a través de la personalización de cuentos, convirtiendo a los niñas y niñas en los protagonistas, un factor que les permite sentir más empatía e implicación hacia la historia narrada. Cada lector tiene, de este modo, su propio avatar, que puede ser creado sin nociones informáticas, solamente con introducir el nombre y los rasgos físicos.

Mumablue, personalización a todos los niveles

Una vez esté creado el avatar, hay que seleccionar la aventura, aunque pueden elegirse muchas otras opciones, como por ejemplo que el libro se desarrolle íntegramente en mayúsculas, para facilitar la lectura. Actualmente, la startup brinda tres historias diferentes firmadas por su cofundadora Cristina Rodríguez, en las que los niños viajan a otro país, al fondo del mar y a un mundo de fantasía. Además, se está preparando una cuarta.

A través de estos cuentos y aventuras personalizadas los los niños pueden aprender los valores de la amistad, la confianza o el vencimiento de sus miedos. “Además, estos mensajes calan mucho más fuerte cuando el niño se ve a sí mismo como protagonista de la historia, al tiempo que fomentamos el hábito de leer”, afirma Manuel Córdoba.

El boca a boca también es responsable de sus crecientes niveles de ventas, cuyo mayor pico se produjo durante la campaña navideña, en la que Mumablue llegó a registrar hasta 300 pedidos al día. En lo tocante a su expansión internacional,  Manuel Córdoba ha destacado la buena acogida en México, donde los resultados están siendo “espectaculares”.

Mumablue es una startup de cuentos personalizados

Tecnología y artesanía, de la mano

Sin duda, uno de sus factores de éxito es el alto grado de personalización y el proceso artesanal de edición, ya que después de que el consumidor cree su avatar se inicia un complejo proceso, que cuenta, según la historia, con decenas de variantes. Un psicólogo se encarga de que el cuento transmita los valores propicios y la startup desglosa el texto por escenas y realiza el storyboard, seguido de un “color script” -un mapeo del color  para definir la gama cromática de cada libro y emplear ciertos colores siguiendo los patrones de la psicología del color en algunas escenas-.

Cuando todo está definido, se pasa a línea limpia, se vectoriza, se colorea el fondo de la escena y se pintan todas y cada una de las opciones de combinatoria en cada una de las escenas. Por último, Mumablue añade algunos efectos de luces y sombras. Una vez se ha realizado todo este proceso creativo y artístico, Mumablue sube todas esas imágenes al servidor para que la gente pueda seleccionar las distintas opciones a través de la web.

“Estamos hablando de unas 500 imágenes por escena y son 19 escenas a doble página más el diccionario y la dedicatoria donde además el usuario puede subir una foto. En resumen: un trabajo de más de 1000 horas por cada cuento que creamos”, explica Cristina Rodríguez.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.