Empresa

Multas de Hacienda para las tecnológicas que oculten su IP o geolocalizacion

Multas de Hacienda para las tecnológicas que oculten su IP o geolocalizacion

Dentro de los Presupuestos Generales del Estado 2019 el Gobierno ha concebido la aplicación de una tasa del 3% sobre determinados servicios digitales, gracias a la que aspiran a recaudar 1.200 millones de euros.

La polémica tasa Google retorna en España para gravar el mercado digital español, donde son frecuentes las argucias y estratagemas de ingeniería fiscal de las grandes compañías tecnológicas como Amazon, Google o Apple para pagar menos impuestos. Esta tasa se trata de un impuesto del 3% con el que el Gobierno pretende recaudar 1.200 millones de euros y evitar esta clase de prácticas fiscales de los gigantes de Internet, acostumbrados a tributar en países más laxos como Irlanda.

La mentada tasa Google gravará la publicidad, la venta de datos de los ciudadanos y las transacciones entre los particulares y el comercio. La medida gravará a las tecnológicas que tengan ingresos anuales totales por encima de los 750 millones de euros -de las que al menos 50 millones correspondan a países de la Unión Europea- y con ingresos en nuestro países por encima de los 3 millones de euros. En este cajón entran pesos pesados de la talla de Amazon, Google, Uber, Airbnb o Facebook, acostumbrados a declarar por debajo de la norma dentro de las fronteras españolas.

El Parlamento Europeo aprueba finalmente la polémica ley de copyright

Entre las medidas propuestas, el Ministerio de Hacienda, encabezado por María Jesús Montero, tiene previsto un régimen sancionador específico que castigará a las compañías que oculten o falseen su dirección IP o escondan su geolocalización, ya que ambos indicadores constituyen pruebas fehacientes de que los usuarios han consumido el servicio online de la app o plataforma dentro de un país determinado. El ejecutivo castigará “cualquier acción u omisión que implique el falseamiento u ocultación del lugar de realización de las prestaciones de servicios digitales”.

La tasa del 3%, impuesto planteado por la Comisión Europea, será abonada mediante una liquidación con carácter trimestral y se aplicará sobre cada una de las operaciones llevadas a cabo por las tecnológicas. Desde Bruselas calculan. según el análisis de impacto realizado, que los 28 países miembros podrían recaudar 4.800 millones de euros al año si aplicasen la tasa Google. Esta cifra revela a su vez que los 1.200 millones de euros que espera recaudar el fisco equivaldrían a una cuarta parte de todo lo que la Comisión Europea espera que un impuesto de este tipo recaude en el terreno completo de la UE, pese a que el PIB español representa solamente el 7,5% del total.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.