Empresa

Microsoft se hace con la firma Xamarin por 400 millones de dólares

Microsoft compra Xamarin

La tecnología de Xamarin permite programar apps móviles usando lenguajes como C#, compatibles con cualquier plataforma y entorno de sistema operativo.

Microsoft ha anunciado una nueva adquisición para fortalecer su posición en el mercado del desarrollo de apps para iOS, Android y Windows. En esta ocasión, los de Satya Nadella se han dejado nada menos que 400 millones de dólares en comprar la firma Xamarin, la compañía fundada por Miguel de Icaza y Nat Friedman.

Se trata de una empresa que proporciona distintas herramientas destinadas a favorecer que los desarrolladores puedan crear apps de forma sencilla, ágil y económica para iOS, Android y Windows. En concreto, la tecnología de Xamarin hace posible que se programen aplicaciones móviles usando lenguajes tradicionales, como C#, compatibles con cualquier plataforma y entorno de sistema operativo.

Esta misma capacidad ya la ofrecían otras tecnologías, como HTML5, interoperables entre distintas plataformas, pero en el caso de Xamarin los desarrollos pueden ofrecer la experiencia y el rendimiento de una app nativa, ya que cada aplicación puede aprovechar todos los recursos de las API de cada entorno.

El interés de Microsoft por esta compañía es claro: favorecer el ecosistema de desarrolladores en torno a Windows y ayudar a que los creadores de apps no tengan barreras a la hora de llevar sus inventos al sistema operativo multidispositivo de los de Redmond al mismo tiempo que lo hacen para iOS y Android. En ese sentido, Microsoft ya colaboraba con Xamarin, integrando las soluciones de esta última con herramientas como Visual Studio u Office 365.

Microsoft, en la batalla para conseguir más apps para Windows 10

Así pues, la compra de Xamarin favorece la estrategia de Microsoft de captar más desarrolladores (y sus consiguientes apps) para el flamante Windows 10, la mayor apuesta de la compañía norteamericana en el campo de los sistemas operativos desde hace muchos años.

De hecho, esta compra no es el primer movimiento que los de Redmond llevan a cabo para tratar de fortalecer su, hoy por hoy, deficitario catálogo de apps (poco más de 300.000, frente a las 1,3 millones disponibles en Android). En ese sentido, la firma estuvo trabajando en Windows Bridge, una herramienta con la que Microsoft pretendía que Windows 10 redujera distancias con sus dos máximos rivales en el campo móvil (Android e iOS) y que, en el caso de Android, recibía el nombre de proyecto Astoria, paralizado el pasado verano. Se trataba de una plataforma con la que migrar de forma sencilla una aplicación cualquiera desde estos SO al propio Windows 10, de forma que se eliminaban las adaptaciones de código que frenaban, en gran número, la creación de nuevas apps para el sistema de los de Redmond.

En la imagen que abre el artículo: Nat Friedman, CEO y cofundador de Xamarin; Scott Guthrie, vicepresidente ejecutivo de Microsoft Cloud and Enterprise Group; y Miguel de Icaza, CTO y cofundador de Xamarin.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.