Empresa

Microsoft donará cinco millones de dólares a las Naciones Unidas para defender los derechos humanos

Azure y Azure Cloud Shell, lo último de Microsoft para los desarrolladores

Con Donald Trump amenazando con recortar sus aportaciones a la ONU, Microsoft coge el testigo y marca el camino para que otras empresas privadas defiendan los derechos humanos.

La Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos es una organización internacional dedicada a luchar contra las violaciones de las más mínimas condiciones que nos caracterizan como especie en situaciones límite como masacres, violaciones, detenciones masivas o crímenes raciales. Su necesidad, como se ha demostrado en las recientes crisis de refugiados y en guerras indignas del hombre, como la de Siria, está más clara que nunca… pero eso no hace que tiemblen sus cimientos cuando hablamos de dineros.

Y es que, como en otros muchos organismos de esta índole, la financiación de esta oficina viene principalmente de los distintos gobiernos que la conforman, así como de los presupuestos generales de la ONU. Esa ha sido la norma históricamente, pero la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca ha hecho temer lo peor. Más que nada porque el hombre de cabellos dorados ya ha anunciado recortes masivos en el Departamento de Estado y en sus contribuciones a las Naciones Unidas.

Aquí es donde entra en juego la parte privada de la ecuación: las donaciones corporativas. Esta partida apenas supone un 1% de todo el presupuesto que maneja la Oficina para los Derechos Humanos al cabo de un año, con un récord de contribución de apenas un millón de dólares a cargo de una fundación hasta el momento.

Decimos ‘hasta el momento’ porque Microsoft, el gigante del software que preside Satya Nadella, acaba de confirmar una donación de cinco millones de dólares en efectivo a lo largo de cinco años, calificada por la ONU como una “alianza histórica”. Ya no sólo por el montante que supone, sino porque Microsoft también se ha comprometido a desarrollar gratuitamente el software necesario para que esta entidad pueda “predecir, analizar y responder ante situaciones críticas de derechos humanos”. Entre estas herramientas destaca un panel de control en el que el personal de esta oficina podrá visualizar fácilmente y en tiempo real las amenazas que se estén produciendo en todo el mundo, gracias al análisis de un enorme Big Data interno y externo.

Lo curioso es que esta asociación vea la luz en estos momentos convulsos, con Donald Trump amenazando con hacer de la suyas, en tanto que la colaboración ya se inició el pasado año sin ninguna clase de comunicación pública.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.