Empresa

Mercado del oro: cómo comprar y vender este preciado metal

Mercado del oro: cómo comprar y vender este preciado metal
Escrito por Lara Olmo

El oro es un valor seguro, pero antes de invertir en él es importante conocer este mercado y saber qué alternativas existen para rentabilizarlo y venderlo más fácilmente. Aquí te las contamos.

El oro es un valor refugio, sobre todo en épocas de incertidumbre económica. Una de sus principales ventajas es que mantiene su valor aunque el precio de las acciones baje o se despegue la inflación, lo que lo convierte en un complemento estratégico y muy interesante para diversificar las inversiones.

Sin embargo, la inversión en oro no puede estar sólo destinada a ser un salvavidas contra imprevistos económicos, sino que en última instancia (como cualquier otra) tiene que buscar el retorno y el rendimiento económico. Por eso sirve de poco adquirir este preciado metal si desconocemos las alternativas que hay para venderlo, los puntos de compra o venta que existen y las características de este mercado.

Antes de realizar cualquier tipo de inversión, hay que tener ciertas nociones sobre el mercado en el que vamos a meter nuestro dinero. Que el oro sea un valor seguro no significa que sea fácil venderlo y que cualquiera vaya a estar dispuesto a comprarlo.

Por ejemplo, no todos los inversores quieren el oro en formato físico (monedas, lingote, etc) y si lo has adquirido a través de un distribuidor, este tiene exclusividad y cuando quieras venderlo tendrás que hacerlo a través de él.

Características del mercado del oro

En los mercados financieros líquidos la diferencia entre el precio de compra y el de venta se denomina “spread”. Los distribuidores de oro hacen negocio precisamente con ese margen, vendiéndolo a un precio superior al que les costó.

Por eso, si le compras oro a un distribuidor te saldrá más caro que a precio de mercado, y cuando quieras venderlo tendrás que hacerlo por un precio inferior.

Según los inversores y expertos, las monedas y los lingotes suelen tener aun “spread” muy elevado. Lo mejor es que adquieras barras de oro u onzas, porque su precio se ajusta más al “real”.

Otra de las ventajas del oro es que su compra no acarrea impuestos derivados de ningún tipo, aunque no por ello te saldrá barato: los servicios de almacenamiento, seguro y entrega al comprador tienen costes y comisiones, y suelen ser elevados.

Lo mejor es comprar varias monedas: aunque el “spread” de este formato sea más elevado, ofrecen mayor flexibilidad, en el sentido de que cuando quieras venderlas, puedes hacerlo poco a poco. Si compras un lingote o una barra de muchos gramos, tendrás que deshacerte de ello en una sola vez.

Alternativas a la compra de oro físico

Como ya hemos dicho, tener oro físicamente y tratar de venderlo uno mismo no resulta tarea fácil. Por eso existen alternativas para rentabilizarlo sin preocuparnos de almacenarlos y que ofrecen más facilidades de compra-venta:

  • Mercado de valores: Los ETFs (Exchange Traded Funds) sobre cotización del oro son fondos cotizados que utilizan el oro como subyacente y replican su valoración. Está a medio camino entre las acciones y los fondos de inversión, no tienen vencimiento y son más fáciles de comprar que oro físico. Su punto débil es que tiene comisiones adicionales a las ganancias y que algunos fondos no tienen la cantidad de oro que afirman.
  • Plataforma de inversión online: en ellas se puede comprar y vender oro las 24 horas del día y puedes solicitar el envío de lingotes en cualquier momento. Estos se guardan de manera segura en cámaras acorazadas y el coste de la custodia no es my elevado. Una de las más famosas es BullionVault.

Aprende a invertir en Bolsa con este curso gratuito

  • Cuentas de oro asignadas: estas cuentas aseguran que el banco mantenga tu porción de oro en su bóveda en alguna parte atribuible directamente a ti. La entidad no puede utilizarlo con otro propósito más allá del de mantenerlo seguro. Los costes por este servicio de salvaguarda suelen ser elevados.
  • Acciones mineras: otra opción es invertir en acciones de empresas mineras que se encargan de extraer el metal. Si el precio del oro aumenta, estas también se benefician. Aunque esta inversión tiene más riesgos que la adquisición directa del oro, porque influyen factores externos sobre estas compañías que puede afectar a las operaciones mineras.

 

Vía | Telegraph | Asesora

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.