Empresa

Mentorship: los beneficios de que seniors y jóvenes trabajen juntos

Las relaciones multigeneracionales entre jóvenes y mayores tiene muchos beneficios
Escrito por Lara Olmo

Trabajar, relacionarse y convivir con personas de edades muy distintas tiene muchos beneficios. Son las llamadas relaciones multigeneracionales, útiles en el trabajo y en la vida.

El envejecimiento de la sociedad es una tendencia a nivel mundial. En el caso de España, recientemente conocíamos que, por primera vez en 75 años, el crecimiento vegetativo de la población era negativo; esto es, mueren más personas de las que nacen.

Esto plantea un nuevo enfoque, en el que quizá deje de tener sentido esa tendencia de aislar a determinadas generaciones, como por ejemplo las de mayor edad, y relevar a unas con otras como si no pudieran colaborar juntas.

Esto deja de tener sentido cuando, además, ciertas tendencias sociales se están invirtiendo o al menos están relentizando sus tiempos: los jóvenes cada vez se emancipan más tarde, sus preocupaciones tampoco son las mismas de las de sus equivalentes de hace unas décadas, y la esperanza de vida es mucho más alta.

Hay quienes defienden el mentorship es decir, los beneficios de trabajar, relacionarse y convivir con personas de edades muy distintas a la nuestra. Son las relaciones multigeneracionales.

Una investigación llevada a cabo por el profesor George Vaillant, de la escuela de Harvard, demuestra que las personas mayores que ejercen de mentores o dan apoyo a personas más jóvenes en el trabajo y en la vida tienen tres veces más probabilidades de ser felices. Del mismo modo, hay datos que prueban que los individuos más jóvenes pueden obtener muchos beneficios de este tipo de mentoring y apoyo.

Al fin al cabo esto es lo que viene haciéndose en muchas lanzaderas e incubadoras de startups, donde emprendedores y empresarios ofrecen sus conocimientos y guían a quienes quieren lanzar su propio proyecto.

Valliant da razones para defender su teoría: el beneficio que se deriva de estas conexiones entre seniors y juniors no es cuestión de suerte, sino que es consustancial a la naturaleza humana. “La biología fluye de arriba hacia abajo“, afirma, y por eso estamos conectado a través de las generaciones.

Los sueldos se estanca y las empresas no necesitan más empleados

Argumenta que no conectarnos socialmente sería ir en contra de nuestra propia naturaleza. Y en el trabajo sería imperdonable desperdiciar la experiencia de los trabajadores de mayor edad, que llevan años y años a sus espaldas y conocen mejor que nadie la empresa y el sector.

Él defiende las relaciones multigeneracionales, tanto en el trabajo como en la vida. Hay muchas iniciativas para ponerlas en marcha, haciendo que los empleados senior sigan sintiéndose valiosos y útiles para la compañía e incluso tutoricen a las nuevas generaciones de directivos que vengan por detrás.

Ya hay compañías que están poniendo esto en práctica e incluso escuelas de negocio como el IE Business School en España, que va a lanzar un Programa Senior con el que quiere recuperar a algunos de sus estudiantes más destacados de hace tiempo para que den masterclasses y charlas en varios de sus campus.

El efecto blurring golpea a un tercio de los trabajadores españoles

Son solo algunas propuestas de mentorship que ayudarían a reforzar la integración generacional, pero hay muchas más. Ayudar a los jóvenes a que aprendan mientras los mayores se mantienen activos refuerza la cohesión social y ayuda a impulsar la economía ya que los ciudadanos son productivos durante más tiempo.

La edad de jubilación seguramente siga retrasándose en los años venideros y no tendremos más remedio que trabajar durante más tiempo, de modo que intentemos ser útiles (y sentirnos como tal) hasta el final de nuestra vida laboral.

Vía | hbr.org

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.