Empresa

¿Me pueden sancionar por ser conductor de Uber o BlaBlaCar?

me-pueden-sancionar-por-ser-conductor-de-uber-o-blablacar
Escrito por Lara Olmo

En Uber o BlaBlaCar están acostumbrados a recibir denuncias por competencia desleal. Mientras ambas compañías afrontan varias demandas, sus conductores se hacen una preguntan: ¿me pueden denunciar a mi también?

En medio de la evolución industrial y económica en que nos hayamos inmersos, la normativa se está quedando atrás. Los nuevos servicios traen cambios tan repetimos y tan profundos, que a las leyes (o más bien, a las instituciones encargadas de definirlas) no les da tiempo a seguirles el ritmo. Por eso a veces se producen vacíos legales.

La economía colaborativa sabe bien lo que esto supone, y en particular las plataformas para compartir vehículo o desplazarse. Uber y BlaBlaCar son sus mayores exponentes, y por ello las que más demandas reciben por parte de asociaciones y gremios de transporte tradicionales.

Éstas las acusan de competencia desleal, pues consideran que están prestando un servicio, el de transporte, sin la licencia ni la autorización correspondiente para ello. En cambio, Uber y BlaBlaCar se defienden alegando que la legislación que les aplica no es la de transportes sino la de servicios, ya que son plataformas electrónicas de intermediación, y por tanto están amparadas por la normativa comunitaria.

Un debate en el que las autoridades españoles se han posicionado casi siempre de lado de los taxistas, autobuseros y demás transportistas, mientras que las europeas consideran que limitar la actividad de las plataformas colaborativas es ponerle vallas al campo. ¿Y qué hay de los conductores de Uber o BlaBlaCar?

BlaBlaCar cierra una ronda de inversión por 100 millones de dólares

BlaBlaCar

Hasta ahora los conductores parecían al margen de las demandas, pero la última sentencia de un tribunal madrileño ha multado a dos usuarios de BlaBlaCar por no disponer de título oficial para realizar el transporte público de pasajeros. Es decir, por considerarlos “profesionales encubiertos”.

Sin embargo, desde BlaBlaCar explican que los costes por kilómetro de ambos conductores no llegaron ni a la mitad de lo fijado por el Observatorio del Transporte y la Logística en España para el transporte privado. Es decir, que no hubo ánimo de lucro.

El letrado especializado en Derecho del Trabajo y Economía Laboral, Adrián Todoli, explica que las sanciones se pueden imponer a quienes realizan su actividad buscando rendimientos económicos pero no a los que solamente buscan “compensar gastos”.

Hazte mileurista con la economía colaborativa

En el caso Blablacar podemos entender gastos compensables la gasolina, la parte proporcional al seguro, la parte proporcional a la amortización del coche, etc.

Sin embargo, cuando la ley hace referencia al “ánimo de lucro” es independiente de si se logran o no beneficios. Es decir, un conductor de BlaBlaCar con ánimo de lucrarse puede fijar un precio para el viaje muy superior a lo que realmente cuesta, pero tener pérdidas porque no completa los asientos. Es decir, lo importante no escuanto “gana” realmente sino cuál es la “intención” al establecer el precio.

Los coches eléctricos de Uber llegarán a Madrid en el próximo 2017

Uber

El caso de los conductores de Uber es diferente. Desde que la plataforma volvió a asentarse en España este año bajo el nombre de Uber X, sólo funciona con conductores que tengan licencia de chófer, lo que la sitúa dentro de la legalidad.

Los juicios que afronta la plataforma estadounidense son por su actividad en 2014, cuando operaba como UberPop, y los conductores, como los de BlaBlaCar, eran usuarios particulares sin autorización de ningún tipo.

Ahora el debate está definir el tipo de vínculo que une a Uber con sus conductores. Según la Inspección de Trabajo reúne todos los elementos de laboralidad y sin embargo actúan como autónomos.

Lo que este organismo esgrime, junto a asociaciones de taxistas, es que el trabajo de los conductores representa una parte esencial de la actividad de la empresa. Que estos carecen de organización empresarial y que pese a ello forman parte de la estructura de Uber. Además opinan que libertad de horario de los conductores es relativa ya que están sometidos a un sistema de productividad fijado por incentivos.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.