Empresa

Massachusetts (EEUU) obligará a Uber y Lyft a compensar a los taxis

Los gigantes tecnológicos manifiestan su interés en compañías de transporte alternativo como Uber

Un nuevo impuesto obligará a Uber y Lyft, entre otros, a pagar más de seis millones de dólares al año en nuevos impuestos, de los que 1,5 millones irán directamente a manos de los taxistas.

Cuando un negocio es eclipsado por el auge de un nuevo modelo comercial que arrasa en precios, servicio y comodidad a los operadores tradicionales, suele surgir el conflicto. Una lucha entre los que quieren mantener los viejos privilegios y normas de antaño frente a los que defienden la competencia y la supervivencia del mejor. Una batalla que, en los últimos tiempos, tiene como protagonistas a los taxistas y a los nuevos servicios de transporte colaborativos, como Uber o Lyft.

Y, como en toda guerra cuando existe un movimiento social presionando al gobierno, es frecuente que se trate de compensar a los agentes tradicionales ante la pérdida de negocio causada por los nuevos actores, ya sea vía impuestos o con alguna exención fiscal. En el caso que nos ocupa, el del transporte urbano, esto podría pasar en apenas unos meses, cuando el paquete de medidas firmado por el gobernador republicano Charlie Baker, en Massachusetts, entre en vigor.

Dicha normativa incluye una comisión de veinte centavos de dólar por cada viaje realizado en las nuevas modalidades de transporte colaborativo, como las ya mencionadas Uber y Lyft, que serán divididos entre la industria del taxi (5 centavos), las ciudades (10 centavos) y un fondo de transporte del Estado (5 centavos). Se trata de la primera “subvención”, si así se le puede denominar, de este tipo que se llevará a cabo en Estados Unidos.

Haciendo números, la suma de Lyft y Uber en Massachusetts arroja más de 2,5 millones de viajes cada mes en este Estado. Multiplicando esa cifra por los 0,20 dólares que se recaudarán en cada trayecto, la hucha asciende a 500.000 dólares cada mes, seis millones de dólares al año en nuevos impuestos. De ellos, 125.000 dólares mensuales irán a parar directamente a manos de los taxistas, 1,5 millones al año.

Según recoge el portal VentureBeat, el gobernador ha justificado esta ley en la necesidad de los taxis de “adoptar nuevas tecnologías y servicios avanzados, así como mejorar su seguridad y las capacidades operativas”, sin olvidar la formación del personal que compone las flotas de taxis. A cambio, Uber y Lyft logran legalizar por completo sus servicios, incluyendo cierta libertad para recoger a pasajeros en zonas sensibles como el aeropuerto o el centro de convenciones.

Los taxis recibirán los cinco centavos por trayecto realizado en servicios colaborativos hasta 2021. En ese momento, el subsidio al taxi desaparecerá y los 20 centavos se dividirán entre las localidades y el estado durante cinco años. Toda la tarifa desaparecerá a finales de 2026.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.