Empresa

Más tecnología y menos diplomacia: la Telefónica de Pallete (ya sí) sin César Alierta

Escrito por Lara Olmo

La renuncia de César Alierta a su puesto en el consejo de administración de Telefónica es vista por los analistas como el movimiento que Pallete necesitaba para reconfiguar este órgano de gobierno y empezar por fin a aplicar su modelo de gestión de la compañía, muy distinto al de su predecesor.

Hace un año renunció a la presidencia de Telefónica, pero no se fue del todo. César Alierta seguía formando parte del Consejo de Administración de la compañía, y fuentes cercana aseguran que su peso e influencia hacían el resto para que su sucesor, José María Álvarez-Pallete, no tuviera del todo las manos libres.

Ahora Alierta ha anunciado que abandona su puesto en el consejo de administración del grupo, poniendo fin así a 20 años en la cúpula de Telefónica. Su marcha ha sido comunicada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con un comunicado de despedida, en el que dejan constancia de la renuncia voluntaria.

AURA, todos los detalles de la cuarta plataforma de Telefónica

Junto a él, también abandonan el Consejo de Administración el presidente de Inditex, Pablo Isla, y el fundador de Cortefiel Gonzalo Hinojosa, por haber superado los 12 años que contempla la normativa que regula la gobernanza de las empresas cotizadas.

Aún así Alierta, que acaba de cumplir 72 años, se mantendrá unido al grupo, ya que conservará su puesto como presidente ejecutivo de la Fundación Telefónica y se mantendrá por el momento en el consejo de China Unicom (el segundo operador de telefonía celular de China y socio estratégico de Telefónica).

Nueva era en Telefónica

La marcha de Alierta supone la remodelación del Consejo de Administración, que por un lado reduce sus miembros de 18 a 17, de los cuales 9 sin independientes y además mejora la proporción de mujeres en un 18%.

Esta reconfiguración, según analistas, afianza el poder de Álvarez-Pallete en Telefónica. Recién nombrado presidente de la compañía ya realizó algunos cambios en este órganos de gobierno, dejando que salieran cuatro vocales cercanos a Alierta. Ahora se produce algo similar, ya que Pablo Isla y Gonzalo Hinojosa eran parte del núcleo duro del expresamente de Telefónica.

 

 

Este movimiento en la cúpula directiva es visto como un intento más de Pallete de poner distancia respecto a su predecesor, del que le alejan el enfoque en el modelo de gestión de Telefónica (él prefiere centrarse en tecnología y no tanto en intangibles) y la manera de relacionarse con el resto de stateholders (según El Confidencial, Alierta ha estado reuniendo con líderes políticos con la misma frecuencia que siempre).

Con su marcha, Pallete está más cerca de configurar un equipo administrativo de su confianza y gana terreno para afrontar, a su manera, los retos tecnológicos y de cambio que afronta la compañía. Además tendrá que lidiar con la gestión de una deuda de casi 50.000 millones de euros y tratar de que la acción y el dividendo de Telefónica se acerquen a los niveles que tuvo cuando era la primera empresa de España y la competencia no era tan feroz.

Vía | Público

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.