Empresa

Manuela Carmena pide a la CNMC que se pronuncie sobre el ‘descuentazo’ de Uber al aeropuerto

Las VTC como Uber y Cabify recibirán miles de licencias por la vía judicial

El Ayuntamiento de Madrid cree que la tarifa de 15 a 29 euros al aeropuerto lanzada por Uber podría ser competencia desleal al resto de taxistas y a Cabify.

En la eterna batalla que enfrenta a taxistas y empresas de transporte con conductor -como Cabify y Uber- estamos costumbrados a que uno y otro bando tomen posiciones agresivas para defender sus intereses. Por un lado, hemos visto los ataques físicos y verbales de un grupo de taxistas violentos, denunciados e investigados por la policía en numerosas ocasiones tanto en Madrid como en Sevilla. Por el otro, las controvertidas ofertas comerciales de Uber para dejar sin oxígeno a los taxis de toda la vida.

Es el caso de la conocida como ‘Uber Airport’, una oferta que propone trayectos desde la capital hasta el aeropuerto por un coste que oscila entre los 15 y los 29 euros; más barato en todo caso que la tarifa fijada por el consistorio madrileño para los taxistas: 30 euros para cualquier viaje al aeropuerto con origen o destino en el interior de la M-30. Además, Uber también ha incorporado un descuento de hasta el 50% en los trayectos desde las estaciones de tren (Chamartín y Atocha) y de autobús (Avenida de América y Mendez Álvaro).

Unos precios inigualables que han levantado suspicacias en el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid). Esta autoridad, que en el pasado ya se mostró muy favorable a los intereses de los taxistas (tratando incluso de prohibir el acceso de los vehículos VTC al interior de Gran Vía durante los cortes de tráfico en las pasadas Navidades; orden posteriormente declarada ilegal y que tuvo que ser revocada), cree que esta tarifa no permite cubrir los costes operativos del servicio. Estaríamos entonces ante un caso de ‘dumping’ (bajar los precios por debajo de lo posible para hundir a los rivales y quedarse con el monopolio del mercad0) constitutiva de un delito de competencia desleal, según la ley 3/1991.

El juez desestima la demanda de los taxistas contra Cabify

En ese sentido, el consistorio ha solicitado un análisis de posibles incumplimientos de esas normas a la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC). Irónicamente, este órgano siempre ha sido un defensor de la regulación del sector, favoreciendo la convivencia de taxistas y vehículos VTC en una rivalidad más libre, justa y beneficiosa para los consumidores.

Recordemos que en Madrid coexisten actualmente unos 15.000 taxis convencionales y otros 2.000 coches con licencia VTC, con un ratio de 1/11. Se trata de una relación muy por encima de lo permitido por la ley vigente (1/30), con la salvedad de que muchas de estas licencias se están otorgando por la vía judicial en base a un período de tiempo en que esta limitación no estuvo vigente.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • José

    El taxi y Uber son profesiones condenadas a la muerte. Cuando los coches autónomos lleguen se acabó ya todo. Ni uber y taxi ni nada. Te meterás en un coche y una máquina te llevará a tu destino.