Empresa

Los empleados de IBM se rebelan contra el ‘buenrollismo’ con Donald Trump

en-corea-del-norte-no-saben-trump-ha-ganado-elecciones-estados-unidos

Las posturas radicales de Donald Trump en igualdad de sexo o de raza y el tono tibio de Ginni Rometty (CEO de IBM) al respecto han encendido los ánimos en el Gigante Azul.

La relación de Donald Trump con la industria tecnológica dista mucho, ya no de ser idílica, sino tan sólo de ser correcta y cortés. Durante la campaña electoral, el ahora presidente electo vertió críticas por doquier contra las grandes multinacionales TIC, especialmente contra Apple, a las que acusó de evadir impuestos y no estar del lado del trabajador norteamericano de a pie.

De ahí que, la pasada semana, Trump decidiera dar un golpe de efecto con una reunión a la que asistieron los principales líderes del sector innovador de EEUU, como Larry Page, Eric Schmidt, Tim Cook, Safra Catz, Sheryl Sandberg o Elon Musk. Entre ellos, aunque en un plano menos visible, encontramos a Ginni Rometty, consejera delegada de IBM, una de las pocas directivas del sector que felicitó públicamente a Donald Trump por su victoria en noviembre. Lo hizo en una misiva pública acompañada de una nota a sus empleados, en la que afirmaba que su organización “considera que la innovación mejora la condición humana” al mismo tiempo que se mostró convencida de poder trabajar juntos con “la tolerancia, la diversidad y el intercambio abierto de ideas” como base… valores por los que no se caracteriza precisamente el bueno de Donald.

Pues bien, todo este ‘buenrollismo’ de Rometty con el polémico Trump no está siendo del agrado de una buena parte de la plantilla del Gigante Azul, hasta el punto de que un grupo de trabajadores -encabezados por el ingeniero de seguridad Daniel Hanley- ha firmado una carta pidiéndole a su jefa que se aleje de las posiciones más extremistas del hombre de cabellos dorados. Accesible en la web IBMPetition.org, los trabajadores de IBM quieren que se garantice su “derecho a rechazar la participación en cualquier contrato del gobierno de Estados Unidos que viole las libertades civiles constitucionalmente protegidas”, especialmente en los ámbitos de diversidad, inclusividad y conducta empresarial ética.

Los empleados también se muestran “decepcionados del tráfico de influencias percibido a través de los negocios afiliados a Trump”, tras lo que lanzan una dura advertencia a Rometty: “Adoptar un enfoque conservador tiene graves consecuencias. La experiencia de nuestro propio fundador y el resto de la historia nos enseñan que acomodar a aquellos que desatan fuerzas de nacionalismo agresivo, fanatismo, racismo, miedo y exclusión inevitablemente produce resultados devastadores para millones de inocentes”.

“Los IBM son miembros de una familia global sin fronteras. La retórica hostil hacia los inmigrantes, los musulmanes, los latinos, las personas LGBT, y otros colectivos van en contra en nuestros valores fundamentales”, concluyen los rebeldes en esta carta, que ya ha superado el centenar de firmas.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.