Empresa

Las mujeres más poderosas del sector de la tecnología

mujeres mas poderosas tecnologia
Escrito por Juan Carballo

En el Día de la Mujer, hemos querido rendir un homenaje a las mujeres más poderosas en el sector de la tecnología. Y es que, actualmente, sólo el 4,6% de las empresas están lideradas por ellas. Eso por no hablar que únicamente el 9% de los ejecutivos de Silicon Valley son chicas. Si a esto le añadimos estudios e investigaciones que revelan que el mismo CV se valora más si tiene un nombre masculino, parece que el futuro no se muestra especialmente esperanzador.

Y es que aún son pocas las empresas que apuestan por la igualdad. La prueba la tenemos en la necesidad de iniciativas como Women in Mobile, un evento donde se pretende dar visibilidad a las mujeres en el sector de la tecnología, o Construyendo el futuro de Microsoft, un proyecto que apoya a las más jóvenes en esta industria.

A pesar de estos datos, y teniendo en cuenta que existen un 30% menos de mujeres en este campo, los tiempos están cambiando (aunque más despacio de lo que nos gustaría).

Afortunadamente tenemos ejemplos como los de Angela Merkel y Christine Lagarde, dos mujeres al frente de Europa y del FMI, respectivamente, que demuestran todos los días sus dotes de liderazgo en un mundo considerado, tradicionalmente, como masculino.

La lista de las mujeres con más poder del 2016 publicada por la revista Forbes señala a ocho jefas de estado que, combinando el PIB de los territorios que gobiernan, controlan 9.1 trillones de dólares e influyen en más de 600 millones de ciudadanos.

En el mundo de la tecnología también hay ejemplos de éxito. Aunque muy pocas ocupan el mayor cargo del organigrama, su poder en Silicon Valley, Palo Alto, Cupertino… no es nada desdeñable.

En esta lista os presentamos a las mujeres más poderosas del sector de la tecnología, profesionales que se han forjado su propia carrera y, en la mayoría de ocasiones, han cargado con el handicap de ser mujeres en un mundo tradicionalmente de hombres. La tendencia es la paridad pero, por el momento, conviene observar de cerca el ejemplo de estas ejecutivas.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Juan Carballo

Periodista de formación, curioso hasta la médula. Mi interés por la tecnología me viene de lejos, cuántas veces desconfiguré y arruiné aquel IBM de mi infancia buscando respuestas a la magia de la informática. Hoy sigo igual, pero esta vez mi objetivo es compartir esta pasión con vosotros y seguir aquí en la brecha.