Empresa

Las claves del networking para que de verdad funcione

networking
Escrito por Lara Olmo

En los últimos años el networking se ha explotado tanto que está cerca de convertirse en la próxima “burbuja”. No es ni la solución perfecta ni un gasto inútil de tiempo, si se sabe cómo afrontar estos eventos.

Tejer una red de contactos se ha vuelto imprescindible para cualquier profesional, ya sea para buscar nuevos clientes, partners o incluso un nuevo trabajo; que sólo el 10% de los empleos se consigan con currículum resulta bastante representativo de lo importante que es estar bien relacionado.

Cada vez mas profesionales son conscientes de esta realidad, de ahí que LinkedIn sea la red social por excelencia para hacer contactos (más incluso que para buscar trabajo) y que hayan proliferado los eventos de networking y las empresas que los organizan.

El problema es que la fama del networking está provocando que el término se tergiverse y algunos lo hayan convertido en la panacea para hacer negocios. Y la realidad es que pocas cosas en esta vida son 100% efectivas.

Pero el término está tan manido y nos han vendido tanto sus excelentes resultados, que quien no los logra a la primera se siente frustrado tras ir a eventos de networking e incluso los encuentra inútiles o una pérdida de tiempo.

6 trucos para un networking efectivo

Lo ideal es asumirlo como una actividad que nos puede ayudar mucho en según qué circunstancias y si sabemos afrontarla poniendo en práctica ciertas claves. ¿Cuándo y cómo es útil el networking?

  • Cuando te inicias en algo: ya sea porque acabas de lanzar tu propia empresa o porque has empezado a trabajar en un sector nuevo para ti. En ambos casos no conoces a nadie y necesitas hacer contacto cuanto antes. Dos o tres eventos de networking te serán muy útiles en esta fase inicial.
  • Para ensayar: un evento de networking es perfecto para mejorar tus habilidades sociales, practicar técnicas de persuasión y de negociación. Muchas de las situaciones que vivirás tendrán elementos similares a las que luego vivas en tu entorno de trabajo, pero el ambiente es más informal y puedes permitirte errores.
  • Calidad sobre cantidad: es preferible que dediques la mayor parte del tiempo con una persona que sí te interesa, porque podáis llegar a acuerdos presentes o futuros, que te presentes a decenas de ellas con las que no te interesa hablar. Aunque existen dinámicas como la del speed networking, basadas precisamente en hacer muchos contactos, si los asistentes no encajan con lo que buscas no te será útil y sentirás que has perdido el tiempo.
  • Sé selectivo: no se trata de ir a todos los eventos de networking que se organizan en tu ciudad (algo que por otro lado sería prácticamente imposible), sino a aquellos que verdaderamente te interesen (por el tipo de dinámicas que realicen, por los profesionales que acudan…).
  • No son la única opción: ir a eventos de networking es una alternativa más de las muchas que existen para hacer contactos y darse a conocer. Desde el propio LinkedIn a plataformas como Meetup, donde grupos de profesionales y aficionados a hobbies organizan encuentros cada semana.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.