Empresa

La victoria de Donald Trump hace temblar la economía mexicana

La web de migración de Canadá se colapsa después de la victoria de Donald Trump

La depreciación del peso, el aumento de la inflación o la incertidumbre ante nuevas inversiones son sólo algunos factores que se están viviendo en la NAFTA tras la llegada de Trump.

La victoria de Donald Trump en las recientes elecciones de Estados Unidos sigue agitando cielo y tierra. A escala internacional, el futuro presidente norteamericano ya ha revuelto las aguas con Europa al prometer el fin del TTIP en cuanto tome posesión y, ahora, toca el turno de saber cuál será el impacto de su nuevo mandato en los países pertenecientes a la zona NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte).

Especialmente en México, donde ya se registra una depreciación significativa del peso mexicano, unida a un incremento de la inflación y los tipos de interés, que pronto se situarán por encima del 5% frente al 3% de hace un año, y afectarán negativamente a la demanda interna. Según los analistas de Crédito y Caución, “las previsiones de crecimiento del PIB mexicano –en torno al 2% en 2017 y 2018- podrían empeorar si la nueva Administración estadounidense renegocia el Tratado de Libre Comercio, imponiendo aranceles a los productos mexicanos y controles de capital sobre remesas“.

Además, la mayor inseguridad económica también podría obstaculizar la inversión extranjera directa en México, especialmente en el sector petrolero. La depreciación del peso afecta especialmente a las empresas que dependen de bienes importados o están endeudadas en dólares estadounidenses; por lo que los principales sectores afectados serían automoción, electrónica, maquinaria y el ya mencionado petróleo.

Por su parte, Canadá, quinto mayor productor de petróleo del mundo, se ha visto afectada por la disminución de los precios del crudo. “El potencial de la industria manufacturera para compensar el deterioro en el sector de la energía es limitado, ya que el sector ha perdido competitividad internacional y su contribución al PIB ha disminuido de forma constante en los últimos años”, explican los analistas.

“En ese entorno, las insolvencias corporativas canadienses aumentarán un 2% en 2016 y, de cara a 2017, la incertidumbre ha aumentado tras el resultado de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Cualquier iniciativa de la próxima administración estadounidense hacia políticas comerciales más proteccionistas o la renegociación del acuerdo de Libre Comercio de América del Norte tendría un potencial impacto negativo en la economía canadiense (país cuya web de inmigración ya se colapsó tras la victoria del polémico empresario)“.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.