Empresa

La repercusión económica del MWC 2016 en Barcelona

MWC-2015
Escrito por Marcos Merino

95 mil asistentes. 852 € por habitación/noche. Ésas son algunas de las cifras positivas de esta edición del MWC, marcada también por la huelga de metro.

A partir de mañana y hasta el jueves (22-25 de febrero), Barcelona acogerá su evento de mayor relevancia mediática y tecnológica a nivel global. Pero… ¿cómo repercutirá el Mobile World Congress sobre la propia capital catalana, sobre su comercio y su red de transporte, o sobre su área metropolitana?

95.000 personas más gastando su dinero en Barcelona

La startup española Captio, desarrolladora de un servicio móvil para la gestión automatizada de gastos de viajes de empresa, ha determinado (analizando los precios de los servicios de transporte, alojamientos hoteleros y restaurantes de Barcelona) que durante los cuatro días que durará el congreso, las compañías asistentes gastarán una media de 2890,4 € por empleado en la ciudad. De este modo, sus cálculos no recogerían los gastos no reembolsables que dichos empleados realizarían en la ciudad con fines de ocio o estrictamente turísticos.

El análisis al que Captio ha sometido a las tarifas que 48 hoteles de 3/4 estrellas de Barcelona ofrecen durante los 4 días de duración del MWC arroja un precio medio de 852 € por noche: un aumento del 914% sobre los precios que esos hoteles ofrecen durante la semana anterior. Las últimas plazas de hotel en la capital catalana llegaron a alcanzar el año pasado precios desorbitados cercanos a los 4.400 € por noche… y finalmente se agotaron.

Entonces, la ciudad contó con la visita de unos 90.000 asistentes al MWC que finalmente se dejaron 436 millones (casi 40 millones más que en 2014). Las previsiones de este año se sitúan ya en los 95.000 asistentes y en un impacto de 460 millones de euros. Sólo un dato: la empresa Acceso, especializada en servicios de medición de la comunicación, asegura que el efecto del MWC sobre la imagen de Barcelona es comparable al valor de una campaña publicitaria de 36 millones de euros.

La huelga del Metro y la alargada sombra del Web Summit

Pero no sólo el MWC repercute en Barcelona: hablamos de un proceso de doble sentido. Así, los conflictos laborales dentro de la administración local barcelonesa condenarán a la ciudad a sufrir una huelga de metro durante la primera y la penúltima jornada del evento, en la que en hora punta funcionará únicamente el 50% de los trenes habituales, porcentaje que bajará al 30% durante el resto del tiempo.

Finalmente, no se verán cumplidos los deseos del CEO de la GSMA (entidad organizadora del MWC) expresados en la presentación ante la prensa de enero: “Tenemos previsto utilizar el transporte público y esperamos que no se vea afectado por una disputa de carácter laboral; esperamos que empresa y trabajadores lleguen a un acuerdo lo antes posible”. Hay que recordar que la huelga de transportes públicos ha sido una espada de Damocles constante sobre la imagen del congreso: ha estado encima de la mesa en 4 de las 5 últimas ediciones.

Dublín perdió hace unos meses su principal evento de emprendimiento tecnológico (el Web Summit) en favor de Lisboa, por la insuficiente capacidad de la ciudad y de sus representantes para sostener la logística del evento y a sus miles de asistentes. Según los estudios, las esperas que deban sufrir los asistentes del MWC serán uno de los principales factores que tengan en cuenta a la hora de decidir volver. Aunque desde la tranquilidad de saber que GSMA firmó la permanencia del Mobile World Congress en Barcelona hasta 2023, la evolución de las próximas ediciones nos dirá si la segunda mayor ciudad española termina o no matando a su gallina de los huevos de oro.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.