Empresa

La número dos de Facebook da sus claves de liderazgo

La número dos de Facebook da sus claves de liderazgo
Escrito por Lara Olmo

Sheryl Sandberg, mano derecha de Zuckerberg, y COO de Facebook es experta en gestionar equipos de cientos de personas. Estas son las claves que le han permitido hacerlo con éxito, en esta red social y cuando trabajaba en Google.

Sheryl Sandberg es una de las mujeres más poderosas del mundo y toda una eminencia en Silicon Valley. Es la mano derecha de Mark Zuckerberg desde hace nueve años, cuando se la “robó” a Google para convertirla en la COO de Facebook.

Durante estos años la compañía ha crecido exponencialmente en términos globales: en número de usuarios, en facturación, en diversidad de modelos de negocio. Tiempo en el que esta ejecutiva se ha encargado de idear proyectos para que la red social fuera más productiva y una de las artífices de que el negocio de la publicidad online sea una de sus fuentes de ingresos fundamentales.

En este rol de jefa de operaciones. Sandberg ha estado al frente de equipos diversos y sobre todo que han crecido exponencialmente en muy poco tiempo (en sólo seis años Facebook alcanzó los 14.000 empleados). Esta experiencia, y su anterior paso por Google, le ha servido para aprender técnicas de liderazgo y de gestión del talento de las que no todos pueden presumir.

Precisamente trabajando para Larry Page aprendió que dirigir una organización que cambia a un ritmo tan frenético te exige volverte flexible, y asumir que los planes va a ir cambiando conforme los afrontas.

Ya en Facebook se dio cuenta de que no tenía sentido que un equipo de 100 o 200 personas reportara a un solo líder, como ocurría cuando entró a trabajar en la red social. Si cada decisión que se toma depende de una sola persona, esto sólo ralentiza las cosas.

De ahí la importancia de los líderes relativicen su papel y deleguen responsabilidades, si no quieren convertiste en un freno para su propia compañía.

Liderazgo positivo: aprende a dirigir tu equipo sin ser autoritario

Otro de los retos a los que se enfrenta una organización que crece muy deprisa es que surgen nuevas necesidades que hasta ese momento no había y que hay que cubrir con talento nuevo.  Si además estos roles no existían con anterioridad, ni en la empresas ni en ninguna otra parte, como ha pasado en Facebook, la cosa se complica todavía más. En ese caso a veces sólo queda confiar en las corazonadas, asegura Sandberg.

Su secreto para trabajar mano a mano con Zuckerberg es darse feedback de forma periódica (dos veces en semana) y hablar siempre con franqueza y no decir medias verdades por ocultar aspectos negativos, que siempre los habrá.

Vía | Entreprenur

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.