Empresa

La justicia europea dicta que Uber debe regularse como compañía de taxis

Los coches eléctricos de Uber llegarán a Madrid en el próximo 2017

El tribunal de justicia europea dicta que Uber debe estar sometida a los requisitos y exigencias de cualquier compañía de taxis, ya que no pertenece al ámbito de aplicación de la libre prestación de servicios sino al servicio transportes.

El el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado hoy que Uber es una empresa de transportes y como tal debe ser sometida a la normativa que regule dicho sector.  La sentencia emitida hoy aleja por tanto a la compañía americana de situarse como prestadora de servicios, nueva economía colaborativa o simple mediadora entre usuarios. Ahora siguiendo lo dictado por la justicia europea Uber deberá pasar a asumir los mismos requisitos y exigencias que cualquier otra empresa de taxis, según ha informado El Mundo.

Uber es una empresa que pone en contacto a conductores no profesionales que utilizan su propio vehículo con personas que necesitan realizar un desplazamiento concreto en un centro urbano. Todo ello a cambio de una remuneración y mediante una aplicación para smartphones.

Analizando este sistema, los magistrados han fallado que esta empresa está “indisociablemente vinculada a un servicio de transporte, y, por lo tanto, ha de calificarse de servicio en el ámbito de los transportes, a efectos del Derecho de la Unión”.

Dado que la UE no tiene competencias en temas relacionados con el transporte, según este fallo, corresponde ahora a las autoridades de cada estado miembro fijar los requisitos propios. De esta manera, todas las condiciones del servicio, incluido el tema de licencias, de Uber  deberá pasar a regularse como una compañía más de taxi en nuestro país.

Uber seguirá operando en Londres hasta mediados de 2018

Esta sentencia es el resultado de la demanda que la Asociación Profesional Élite Taxi realizó en Barcelona contra la compañía americana en 2014. En ella se alegaba que la “falta de licencias, autorizaciones y credenciales” de Uber vulneraba las normas reguladoras de la competencia en España. Una denuncia que desde el juzgado de lo Mercantil número 3 de Barcelona pasó al Tribunal de Justicia de la UE al que se le demandó que explicara como definían Uber.

Ahora desde Luxemburgo se señala que el servicio prestado por Uber no se limita a un servicio de intermediación y estima que debe considerarse que esta”forma parte integrante de un servicio global cuyo elemento principal es un servicio de transporte y, por lo tanto, que no responde a la calificación de ‘servicio de la sociedad de la información’, sino a la de ‘servicio en el ámbito de los transportes”.

Este fallo del tribunal europeo supone una clara victoria para el sector del taxi en nuestro país que desde la introducción de Uber en España lleva años manifestándose por que la compañía se someta a las mismas reglas y condiciones que ellos.  A espera de ver como afecta esto en la compañía americana, es de prever que Uber deba comenzar a replantearse su modelo de negocio en muchos países europeos.

En cuanto a Cabify, la sentencia emitida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en torno a la actividad de Uber Pop en Barcelona no resulta aplicable al servicio prestado por la compañía española. Como informa la propia empresa, desde su fundación en Madrid 2011, se ha constituido como agencia de viajes  y su modelo de negocio es por ello legal.

Esto es así puesto que, al constituirse en España, Cabify lanzó, en su condición de agencia de viajes, una plataforma para facilitar la intermediación entre sus usuarios y un sector profesional preexistente: los transportistas titulares de licencias VTC.

Dichos transportistas vienen desarrollando desde hace muchos años la actividad de arrendamiento de vehículos con conductor en España, dando estricto cumplimiento de la normativa que regula el transporte de viajeros, los seguros de responsabilidad civil asociados al mismo, así como la fiscalidad y las relaciones laborales de los conductores. Por tanto, a diferencia del competidor,a la actividad de Cabify está sujeta a dicho marco legal  existente.

 

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.