Empresa

La importancia de las personas en la era digital

La importancia de las personas en la era digital
Escrito por Óscar Condés

“Las personas, primero” es el resumen de las conclusiones del Accenture Technology Vision 2016, último estudio global sobre tendencias en tecnología.

Para Accenture (elegida por duodécimo año consecutivo en el ranking de empresas mundiales más admiradas de la revista Fortune), mientras los avances tecnológicos crecen rápidamente, las compañías deben centrarse en capacitar a las personas, profesionales, consumidores y socios, para conseguir más con la tecnología.

Así, ven necesario crear una nueva cultura corporativa que considere la tecnología como la forma de capacitar a las personas para adaptarse y aprender constantemente, creando nuevas soluciones de forma continua e impulsando el cambio. “Tener éxito en el mundo digital de hoy en día es un reto que no puede superarse simplemente consumiendo más y más tecnología o, como algunos temen, sustituyendo al ser humano por tecnología”, afirman desde Accenture.

Con los datos del estudio en la mano, la empresa cuenta cómo en 2015 la economía digital global representó el 22 % del PIB mundial (frente al 15% de 2005) y se espera que crezca rápidamente hasta llegar a convertirse en 2020 en una cuarta parte de la economía mundial.

Tendencias para 2016

En la actualidad, nadie duda de que lo digital está firmemente arraigado en todos los negocios. Sin embargo, incluso con la tecnología como parte integrante de la organización y estrategia de las empresas, las personas serán, según Accenture, las que sustentarán el éxito en este mundo que sigue reinventándose a un ritmo sin precedentes.

Así, el estudio Accenture Technology Vision destaca cinco tendencias tecnológicas emergentes que conforman el nuevo panorama que se avecina. Aunque todas ellas empiezan con la tecnología como protagonista, a medida que se profundiza en cada una puede verse que la figura de la persona como idea central va cobrando importancia.

Automatización inteligente

Se trata de la plataforma de lanzamiento para el nuevo crecimiento e innovación. Impulsada por la inteligencia artificial, la próxima ola de soluciones reunirá cantidades sin precedentes de datos de sistemas dispares y, entrelazando sistemas, datos y personas, creará soluciones que fundamentalmente cambiarán la organización, así como lo que hace y la forma en la que lo hace.

Fuerza de trabajo líquida

Las empresas están invirtiendo en herramientas y tecnologías que necesitan para mantener el ritmo de cambio constante típico de la era digital. Sin embargo, hay un factor crítico que se queda atrás: la fuerza de trabajo. Las compañías necesitan algo más que una tecnología adecuada; necesitan aprovecharla para lograr que las personas adecuadas hagan las cosas apropiadas en una fuerza de trabajo “líquida”, adaptable, preparada para el cambio y con capacidad de respuesta.

Economía de las plataformas

La próxima ola de innovación disruptiva procederá de los ecosistemas de economía digitales basados en plataformas. Al emplear estratégicamente la tecnología para producir negocios digitales, los líderes están creando la economía de plataformas adaptable, escalable e interconectada que constituye la base del éxito en una economía digital basada en los ecosistemas.

Disrupción previsible

Todos los negocios entienden ahora el poder transformador de la tecnología digital. Sin embargo, lo que no han captado todos es cuán drásticos y permanentes serán los cambios derivados de los nuevos ecosistemas basados en plataformas. No se trata solo de modelos de negocio que se han dado totalmente la vuelta. A medida que estos ecosistemas produzcan una poderosa disrupción previsible, habrá una completa reinvención y redefinición de sectores y segmentos económicos.

Confianza digital

Las omnipresentes nuevas tecnologías plantean nuevos e importantes problemas de riesgo digital. Sin confianza, las empresas no pueden compartir ni usar los datos en los que basan sus operaciones. Por ese motivo, los sistemas de seguridad más avanzados de hoy van mucho más allá de establecer la seguridad perimetral e incluyen un compromiso con los más altos estándares éticos en relación a los datos.

La habilidad de entender las cambiantes necesidades y conductas de los clientes es, por supuesto, vital para Accenture. Sin embargo, el verdadero factor decisivo en la era de la inteligencia será la habilidad de una empresa para desarrollar su cultura corporativa. La idea es no solo aprovechar las tecnologías emergentes, sino también abrazar las nuevas estrategias de negocio que impulsan esas tecnologías. Los ganadores crearán culturas corporativas donde será vital la importancia de las personas y la tecnología permitirá a la gente evolucionar, adaptarse y dirigir el cambio.

Mas información | Accenture

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.