Empresa

La guerra entre anunciantes y YouTube costará 750 millones a Google

descargar youtube sin programas
Escrito por Eduardo Álvarez

Una firma de analistas financieros calcula que el boicot de importantes anunciantes a YouTube puede salir muy caro a su matriz, Google.

Google es una compañía tecnológica tan grande que parece destinada a perdurar para siempre. Su fortaleza reside en la diversificación de sus ingresos, estrategia que le permite sobrevivir incluso a golpes tan duros como el que se le acaba de venir encima. Ni más ni menos que un boicot a YouTube por parte de sus anunciantes más importantes.

El motivo para este bloqueo es que muchas de estas marcas han visto aparecer sus anuncios patrocinados en contenidos considerados como radicales o extremistas, con el consiguiente perjuicio para su imagen.

A priori, parecía un problema destinado a no pasar a mayores. Sin embargo, con el paso de los días la polémica ha ido creciendo hasta que cinco de los 20 mayores anunciantes han retirado su publicidad de YouTube. Según estima la firma de analistas Nomura Instinet, estas compañías aportaban un 7,5% de los ingresos de la plataforma En Estados Unidos.

Con estos datos en la mano, no queda más que hacer números. Los ingresos que YouTube genera para Google se mueven en torno a los 10.000 millones de dólares, lo que hace que el agujero contable se quede en unos nada despreciables 750 millones. No es una cantidad suficiente como para llevar a la compañía a la quiebra, ni mucho menos, pero significa que por primera vez los anunciantes se unen para hacer frente a Google.

Algunos fondos de inversión y bancos quitan hierro al supuesto golpe al balance de Google. Creen que los 100 anunciantes más importantes de YouTube no representan ni el 20% de sus ingresos, dejando el grueso de los mismos a otras compañías que pagan por campañas más limitadas.

Los mejores canales de YouTube para aprender inglés desde casa totalmente gratis

De hecho, las principales marcas siguen invirtiendo en televisión convencional, aunque Google insiste por activa y por pasiva en los beneficios de los vídeos online.

Lo más probable es que en los próximos días o semanas se anuncie un cambio en la forma de gestionar la publicidad en YouTube, que ya bloquea las posibilidades de monetización en vídeos de mal gusto o con insultos. Esto puede atraer de nuevo a estas marcas o no, dependiendo de lo que éstas encuentren en otras alternativas que ya se perfilan en el horizonte.

De todos los competidores, Facebook es el que se perfila como principal candidato a recibir la inversión que ya no va al bolsillo de su rival. Veremos si Mark Zuckerberg aprovecha la oportunidad para impulsar de una vez por todas el servicio de vídeo de su red social. No hay que olvidar que desde hace tiempo tiene en mente competir por el trono del vídeo online con YouTube, aunque con el lastre de la no monetización por parte de los creadores.

Vía | Bussiness Insider

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez