Empresa

La Comisión Europea pretende impulsar el e-commerce en toda la UE

e-commerce
Escrito por Marcos Merino

Según la comisaria de Justicia de la UE, uno de los objetivos del triple plan presentado por la Comisión es “que los consumidores compren online con la misma confianza que en los comercios tradicionales”.

La Comisión Europea ha presentado esta semana un paquete de medidas destinado a facilitar, tanto consumidores como empresas, la compraventa de productos y servicios on line en toda la UE.

Se trata de un triple plan para “impulsar el comercio electrónico combatiendo el bloqueo geográfico, haciendo más asequibles y eficientes los envíos de paquetes transfronterizos y fomentando la confianza de los clientes, gracias a la mejora de la protección y del cumplimiento de las normas”. Este plan complemente otras dos propuestas legislativas, una sobre el suministro de contenidos digitales online y otra acerca de la simplificación del IVA, prevista para el otoño de 2016.

Andrus Ansip, vicepresidente responsable del mercado único digital, ha declarado: “Con demasiada frecuencia, las personas no pueden acceder a las mejores ofertas en sus compras en línea o deciden no comprar en otros países porque los precios de envío son excesivos o temen no poder ejercer sus derechos si algo sale mal. Deseamos resolver los problemas que impiden a los consumidores y a las empresas aprovechar plenamente las oportunidades de comprar y vender productos y servicios en línea”.

El triple plan de la Comisión se compone de tres grandes pilares:

Impedir el bloqueo geográfico y otras formas de discriminación por razón de la nacionalidad o del lugar de residencia

La Comisión propone legislación destinada a garantizar que los consumidores que deseen comprar productos y servicios en otro país de la UE, en línea o en persona, no resulten discriminados en lo que concierne al acceso a los precios, a las ventas o las condiciones de pago, salvo que la discriminación esté objetivamente justificada por motivos como el IVA o determinadas disposiciones jurídicas de interés público.

Tal y como explica el comunicado de la Comisión, “cuando un consumidor entra en una tienda en otro país de la UE, el propietario no le pide su documento de identidad para aceptar la compra o adaptar el precio o las condiciones. Pero en la economía en línea, con demasiada frecuencia, se impide a los consumidores acceder a ofertas en otros países, por ejemplo desviándolos hacia un sitio web específico de su país o exigiéndoles que paguen con una tarjeta de débito o de crédito de un determinado país. Esta discriminación no tiene cabida en el mercado único”.

Envío transfronterizo de paquetes más eficiente y asequible

Los consumidores y las pequeñas empresas lamentan que los problemas relacionados con el envío de paquetes, en particular los elevados gastos que conllevan los envíos transfronterizos, les impidan realizar más ventas y compras en toda la UE. Por ello, el Reglamento también fomentará la competencia al introducir una mayor transparencia de los precios (que no un límite a los precios de envío) y pondrá a disposición de los reguladores postales nacionales los datos que necesitan para supervisar los mercados transfronterizos y comprobar que los precios son asequibles y acordes con los costes (difundiendo, así mismo, listas de precios públicos de proveedores de servicios universales para aumentar la competencia entre empresas).

Aumento de la confianza de los consumidores en el comercio electrónico

La propuesta de revisión del Reglamento sobre la cooperación en materia de protección de los consumidores dará más poderes a las autoridades nacionales para defender mejor los derechos de los consumidores. Estas podrán:

  • comprobar si en los sitios web se hace un bloqueo geográfico de los consumidores o se ofrecen condiciones de postventa que incumplan las normas de la UE;
  • ordenar el cierre inmediato de sitios web en los cuales se cometan estafas;
  • solicitar información a los registradores de dominios y a los bancos para conocer la identidad del comerciante responsable.

En el caso de violaciones de los derechos de los consumidores a escala de la UE, la Comisión podrá coordinar acciones comunes con las autoridades policiales nacionales para poner fin a estas prácticas, lo que garantizará una protección de los consumidores más rápida, ahorrando así recursos a los Estados miembros y a las empresas.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.