Empresa

Un juez británico pone freno a los fraudes por falsas intoxicaciones en hoteles

Un juez británico pone freno a los fraudes por falsas intoxicaciones en hoteles

Se produce el primer caso por la vía penal en Reino Unido contra el fraude de las falsas intoxicaciones. En otro caso resulto por la vía civil, una pareja de veraneantes en Gran Canaria fueron acusados de una falsa reclamación por enfermedad durante sus vacaciones, y se saldó con una multa contra los propios demandantes.

Según revela el tabloide británico The Sun, una familia de Reino Unido ha sido acusada de mentir acerca de haber sufrido una intoxicación alimenticia durante sus vacaciones en Mallorca, por la que reclamaban 52.000 libras (58.720,3 euros) al reputado operador turístico británico Thomas Cook. Debido a ello se enfrentan a una posible pena de cárcel entre 18 meses y 6 años.

Este no es el primero de los casos de fraude o estafa por falsas denuncias o enfermedades en destinos turísticos españoles, ya que la semana pasada se rechazaba el caso de la familia que mentía sobre una intoxicación en un hotel de las Islas Canarias, pero sí es relevante al tratarse del primero presentado ante un tribunal penal británico. El juicio tendrá lugar el próximo 10 de agosto y a los acusados se les ha impuesto una fianza.

Ciberataques contra hoteles: los 4 casos más notorios

Los demandantes son una pareja, Deborah Briton y Paul Roberts, que presentaron varias reclamaciones alegando haber padecido una intoxicación de carácter alimentario junto dos de sus hijos en la isla balear.  Además, Charlene Briton, otra de sus hijas, presentó una demanda de carácter idéntico para ella y su hija en sus vacaciones en Mallorca el pasado año 2016. Ahora, el juez de distrito Andrew Shaw ha comunicado a los acusados que remitirá el caso al Tribunal Superior de lo Penal para su juicio debido a que las acusacionessuponen un “fraude sofisticado con un valor relativamente alto de dinero reclamado”.

Precisamente, la semana pasada otra pareja, Julie Lavelle y Michael McIntyre, también británica fue condenada al abono de 3.744 libras -equivalentes a 4.188,2 euros- en concepto de indemnizacion a Thomas Cook después de que la justicia de Liverpool desestimara su falsa reclamación por enfermedad supuestamente padecida durante sus vacaciones en un hotel de Canarias hace cuatro años. Los acusados, solicitaban 10.000 libras -11.186,5 euros-, pero el magistrado concluyó que no existían pruebas creíbles de la enfermedad alimentaria.

La legislación británica permite a los clientes reclamar hasta tres años después y no precisa ningún justificante médico, una condición fundamental para impedir estas prácticas abusivas y el agujero legal que ha facilitado la aparición de una red organizada de fraude. En los últimos meses, los fraudes de esta clase de han multiplicado por seis y el sector turístico ya calcula pérdidas anuales de 60 millones de euros por esta problemática, según la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat). Es por tanto probable, que este tipo de sentencias sirvan como medida disuasoria para los turistas que planifiquen fraudes por intoxicación.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.