Empresa

Jefes tóxicos: este es el perfil del peor líder que puedes tener

cincuenta-por-ciento-empleados-espanoles-no-percibe-a-CEO-como-lider

Un mal jefe puede convertirse en una verdadera barrera entre el trabajador y el éxito. Mientras que el jefe cascarrabias y autoritario siempre ha sido considerado el peor tipo de líder expertos han identificado un perfil mucho más dañino para los empleados y la empresa.

El jefe autoritario es fácil de identificar: no tiene trato cercano con sus empleados, tiende a no escuchar sus ideas y a mandar en vez de sugerir. Muchas veces llega a pasarse de la raya gritando a sus trabajadores, haciendo que la situación sea insostenible pero, ¿y sí te dijéramos que este no es el peor tipo de jefe?

Evidentemente una persona que le falta el respeto a sus empleados no es un buen líder, y los jefes tóxicos son la principal razón por la que muchos trabajadores dimiten. No obstante, pese a que parezca imposible, hay un perfil de líder aún más dañino que el jefe tóxico – tanto para el empleado como para la empresa.

Se trata del líder ausente. Es aquel que, a diferencia de un jefe tóxico, nunca eleva la voz…ya que no la usa demasiado. No apoyan a su equipo cuando las cosas no van bien, ya que muchas veces no identifican el problema, y el feedback constructivo que reciben los empleados es nulo porque para este tipo de jefe “todo va bien” pese a que evidentemente algo falla.

Este tipo de mal jefe, que suele pasar desaparecibido, fue identificado por Scott Gregory, CEO de Hogan Assessment Systems, y descrito por el mismo en Harvard Business Review.

Se caracterizan por no identificar los conflictos que pueda haber dentro del propio equipo, tampoco reconoce cuanto una táctica empresarial no está funcionando o si los clientes no están contentos. Sacan valor de la empresa, pero rara vez lo aportan.

Son los empleados los que cargan con todos los problemas, ante la ausencia de respuesta de su jefe, provocándoles un elevado nivel de estrés – una de las principales causas del burnout laboral. Si un trabajador está estresado su nivel de productividad baja y empeoran los resultados para la empresa.

Pero, ¿si son tan dañinos para el empleado y la compañía, por qué pasan tan desapercibidos? Básicamente toda la atención se centra en el jefe problemático, cuya actitud llama la atención. En cambio el líder ausente se mantiene en la sombra, sin montar escándalos pero a la vez sin tomar decisiones estratégicas relacionadas con el trabajo y la gestión del talento.

Qué es el liderazgo de servicio y cómo ponerlo en práctica

Los efectos negativos de este tipo de liderazgo se aprecian más tarde, pero perduran durante más tiempo. Mientras que los problemas causados por un jefe tóxico suelen disiparse en un plazo de 6 meses, el jefe ausente puede afectar a los trabajadores durante 2 años.

No te quedes de brazos cruzados viendo como un líder ausente daña la productividad de la empresa…no querrías convertirte en uno de ellos.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.