Empresa

Japón, el país de las entrevistas de trabajo imposibles

entrevista de trabajo

En Japón las entrevistas son más complicadas de lo habitual: los candidatos deberán cumplir con una una serie de normas de etiqueta y protocolo para ser seleccionados.

Las entrevistas de trabajo generalmente no son fáciles en ninguna parte del mundo, pero si estás buscando trabajo en Japón prepárate.

Y es que, los candidatos que acudan a una entrevista laboral en Japón deberán conocer y cumplir numerosas reglas de etiqueta y protocolo si quieren conseguir el puesto.

No sólo es importante saber como presentarse al entrevistador, al igual que en la mayoría de los países europeos, sino que los aspirantes deberán saber incluso cuantas veces golpear en la puerta antes de pasar.

Cómo preparar una entrevista de trabajo en inglés

La dificultad no es indicio de que no tengan necesidad contratar a trabajadores, ya que en Japón existe una carencia de personas jóvenes fomentando que haya más oferta que demanda: en Tokyo por cada aspirante hay dos ofertas de trabajo.

La falta de mano de obra fomenta que las empresas recurran al extranjero para buscar trabajadores, y las reglas son iguales para todo el mundo siendo irrelevante que el candidato sea japonés o no. Según Rochelle Kopp, la fundadora de la Japan Intercultural Consulting, lo concibe como “una especie de prueba para ver cómo de bien estás intentando encajar”.

Si un nacional debe dedicarle un tiempo considerable para cumplir con el código de conducta, imagina un extranjero. Por ello, si tienes una entrevista de trabajo en Japón toma nota:

El uniforme no se quedó en el colegio

hombre traje

La vestimenta en una entrevista en Japón cobra especial relevancia. Los candidatos deberán llevar una camisa blanca que sólo destaque por su sencillez, un maletín negro y un zapato negro y formal. Así, evita los accesorios: di adiós a la barba, el pelo teñido, los pendientes grandes, un maquillaje excesivo, uñas llamativas e incluso las corbatas negras, blancas o de colores fuertes. Por último, nunca te olvides de quitarte el abrigo antes de entrar al edificio, es una muestra de respeto.

El enigma de la entrada

puerta entrevista

La prueba comienza incluso antes de entrar a la sala. Ser impuntual está especialmente mal visto, y es aconsejable acudir 10 minutos antes de la hora establecida.

En primer lugar, llama a la puerta con tres golpes. Asegúrate de contar bien, ya que en Japón usan dos golpes para comprobar si un servicio está ocupado, y es entendible que el candidato trate una entrevista como una visita al cuarto de baño.

Una vez que estés dentro no rompas con el silencio: gírate sin mirar de frente y cierra la puerta sin armar ni el más mínimo escándalo. A continuación, date la vuelta inclínate ligeramente y saluda con un “Disculpadme” antes de dirigirte al lado izquierdo de la silla donde deberás presentarte indicando tu nombre y universidad e inclinarte de nuevo.

Mide tus palabras

palabras

Evita a toda costa usar términos coloquiales durante la entrevista, y ten en cuenta de que algunas palabras que pueden parecernos formales no lo son suficientemente.

Así, el lenguaje corporal siempre es importante en las entrevistas por lo que los gestos también cobran especial relevancia: al entregar documentos asegúrate de sujetarlos con las dos manos, de lo contrario entenderán que no tratas la reunión con seriedad.

 La despedida

salida puerta abierta

La salida es igual de importante que el ritual de la entrada: inclínate mientras estés sentado y dale las gracias al entrevistador; repite de nuevo este proceso de pie. Coloca tu silla en su posición original y al salir de la sala discúlpate de nuevo antes de cerrar cuidadosamente la puerta.

¡Cuidado, la prueba no termina aquí! Hasta que no salgas del edificio no saques tu teléfono, debes actuar como si siguieras en la entrevista ya que puede que sigan vigilándote.

BONUS: ¿inclinarme? ¿cómo?

saludo japon

Contrario a lo que puedas creer, al inclinarse no vale con agachar levemente la cabeza; mantén la espalda recta y echa la parte superior del cuerpo hacía adelante hasta un ángulo de 30 grados para el saludo y 45 grados para la despedida. Tus brazos deben permanecer pegados a los lados y las rodillas rectas.

La postura durante la entrevista sigue siendo importante incluso cuando estés sentado: siéntate recto y no te eches para atrás. Los hombres deben colocar una mano en cada rodilla mientras que las mujeres deben posicionar una mano sobre la otra y posarlos sobre su regazo.

Vía | Bloomberg

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!