Empresa

iRobot: la compañía que pasó de explorar el espacio a limpiar nuestros suelos

iRobot-Roomba-980-New

iRobot, la compañía que inventó Roomba, estos robots limpia casas, nació con el fin de hacer un hueco a los robots en la industria de la seguridad o la exploración espacial.

Con más de una decena de millones de unidades vendidas, Roomba se ha convertido no sólo en el aspirador autónomo líder del mercado sino que ha sido la creadora misma de esta industria en la que, posteriormente, se han ido introduciendo numerosos actores del gran consumo. La empresa que inventó esta revolucionaria (y cómoda) manera de limpiar recibe el nombre de iRobot y su origen se remonta al año 1990.

En ese momento, varios ingenieros especializados en robótica que trabajaban en el prolífico MIT (Massachusetts Institute of Technology) decidieron fundar la compañía, no con el fin de abordar el mercado de la limpieza sino de hacer un hueco a los robots en la industria de la seguridad o la exploración espacial.

Así pues, el primer robot que nació en el seno de esta empresa fue Genghis, un dispositivo diseñado para la exploración espacial teledirigida, el cual se lanzó en 1991 con relativo éxito. Hubo que esperar cinco años más para conocer su siguiente creación, orientada en esta ocasión al ámbito militar. Se trataba de Ariel, un robot capaz de detectar minas antipersona y cuyas utilidades prácticas se hicieron especialmente notables tras las sucesivas guerras en los países de Europa del Este y África de los años 90.

En 2001, tras los terribles atentados del 11S que supusieron la caída de las Torres Gemelas en Nueva York, iRobot vio una nueva oportunidad para que la robótica ayudara a los cuerpos y fuerzas de seguridad en las tareas de seguridad. Estos robots, llamados Packbot, fueron posteriormente usados en zonas de guerra, como Afganistán o Irak, así como fueron los primeros robots en entrar en la central nuclear de Fukushima tras el tsunami que destrozó el reactor.

PackBot

El gran éxito de los Packbot se debió principalmente a su gran versatilidad. En ese sentido, estos robots pueden equiparse con todo tipo de complementos, desde identificación y desactivación de bombas hasta exploración de terrenos enemigos, recopilación de muestras del aire para detectar agentes biológicos o radioactivos, pasando por la detección de armas a distancia.

La entrada en el mercado doméstico

No fue hasta los años 2000 cuando iRobot decidió cambiar el mercado profesional y tan de nicho en que se había concentrado hasta entonces por el del gran consumo. Esta nueva aproximación permitiría a la firma introducir la robótica en los hogares, aunque aún no estaba tan claro el concepto del robot aspirador.

No en vano, el primer robot de masas que crearon en iRobot recibió el nombre de My Real Baby y no era más que un robot interactivo capaz de responder a distintos estímulos, como lo haría cualquier muñeco de la actualidad.

Pero fue Roomba el invento que coronó la trayectoria de iRobot y consolidaría su posición en la industria robótica para siempre. En el año 2002 se lanza este robot doméstico capaz de aspirar el hogar de forma autónoma, detectando paredes (reales o virtuales), evitando escalones y repasando las zonas más sucias. Además,  dos años más tarde, fue uno de los primeros robots domésticos capaces de volver solo a su base de carga una vez comenzaba a detectar que se estaba quedando sin energía.

Roomba no ha parado de crecer desde entonces, convirtiéndose incluso en un icono social y generacional. Con el tiempo se le han ido añadiendo nuevas funcionalidades, como el poderse guiar desde el móvil o tablet, que han creado incluso una cultura de ocio en torno a estos reconvertidos “robots teledirigidos”. Asimismo, iRobot también ha tratado de extender el concepto de Roomba a otras tareas domésticas, como el fregado de los suelos (Scooba), aunque con mucho menor éxito.

 

Actualmente, iRobot combina el mercado doméstico con el militar en un ejercicio de equilibrismo que le proporciona unos ingresos anuales de más de 550 millones de dólares. La empresa da actualmente empleo a más de 500 personas, entre mecánicos, electricistas e ingenieros de software, que trabajan en las distintas sedes de iRobot en Bedford (Massachusetts), California, Reino Unido, China y Hong Kong.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • Ralph K

    Han vendido mas de una decena? Que barbaridad!!!!

    • albertoiglesiasfraga

      Obviamente, nos referimos a una decena de millones. Muchas gracias por tu comentario!