Empresa

GoPro no levanta cabeza y se acerca a un punto de no retorno

gopro

Caída en ventas, más pérdidas en la contabilidad, incumplimiento de las expectativas de los analistas, desplome en Bolsa… la situación de GoPro comienza a ser preocupante.

Era junio de 2014 cuando una prometedora GoPro, firma que estaba revolucionando la forma de grabar y tomar imágenes mientras se hacía deporte, salía a Bolsa con un rendimiento que impresionaba a propios y ajenos. Ahora, algo más de dos años más tarde, GoPro afronta un futuro incierto donde ninguna variable le es favorable.

Así lo corrobora lo sucedido esta semana, tras la presentación de unos nefastos resultados financieros durante el tercer trimestre del curso. Un período en que GoPro se quedó muy lejos de cualquier estimación de los analistas, al cosechar un 23% menos ingresos o 75 millones de dólares menos de lo estimado. En concreto, la compañía facturó unos 240,6 millones de dólares en los últimos meses, 160 millones menos que en el mismo plazo de 2015 y un 40% menos que en el trimestre precedente. Una caída de los ingresos que ha impactado directamente en la línea de flotación de GoPro, que ha anotado pérdidas por valor de 104 millones de dólares en este período.

Con este, ya son cuatro trimestres consecutivos de caída libre en su facturación y las perspectivas no son mejores: GoPro ha rebajado las expectativas de ingresos para el global de 2016, desde los 1.350-1.500 millones de facturación esperados inicialmente hasta el margen de los 1.250-1.350 millones de dólares que buscan finalmente lograr antes de que acabe el año.

Este desastre no ha pasado inadvertido para los accionistas de GoPro, cuyos títulos cayeron un 22% en los primeros minutos después de que se reanudara la cotización de la empresa, hasta situarse el precio de cada acción por debajo de los 10 dólares. Con todo ello, tal y como recoge Techcrunch, la empresa pasó de valer 1.230 millones de dólares a apenas 972 millones.

Entre las causas de este mal momento de GoPro destacan, por un lado, los pocos lanzamientos de cámaras y drones respecto a lo planteado inicialmente, debido a graves problemas en la línea de producción de los mismos. Unas trabas que, además se van a replicar también durante la campaña navideña, lo cual impedirá a la firma cubrir toda la demanda de sus productos durante la época con más ventas de todo el año. Por otro lado, las cámaras de esta compañía tienen un nicho de mercado más limitado que otras cámaras, además de un ciclo de renovación más largo de lo habitual, lo que puede frenar sus ventas en los próximos años.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • Hace unas semanas ya publiqué en mi blog mi opinión referente a GoPro y básicamente, entre sus excesivos precios y la tremenda competecia que ha salido con precios mucho más competitivos, GoPro terminará desapareciendo.