Empresa

Google Shopping operará de forma independiente para evitar nuevas multas europeas

Google trocea su negocio para evitar nuevas multas de Bruselas

La tecnológica ha tomado la decisión de trocear su negocio para ceder ante las demandas de Bruselas. Así, Google Shopping cuenta desde esta semana con una versión específica y operará como entidad independiente.

Hace ya un tiempo, la Comisión Europea acusó a Google de “abuso de posición dominante“ por vulnerar las normas antimonopolio de la UE para favorecer sistemáticamente los resultados de su comparador de precios frente a los de sus principales competidores. A partir de hoy, el servicio de compras Google Shopping se adaptará a las demandas de Bruselas y actuará como entidad independiente para garantizar igualdad de trato a sus rivales.

Este movimiento busca evadir nuevas sanciones después de recibir en junio una supermulta sin precedentes por parte de Comisión Europea (CE), cifrada en 2.424 millones de euros por abuso de dominio en el sector. No era la primera ocasión en la que Bruselas realizase una acusación hacia Alphabet, la matriz de Google, a la que ya calificaron de abuso de posición dominante en el sector de la publicidad digital, considerando que la tecnología favorecía sistemáticamente a sus propios servicios de comparación de compras.

Los ‘pecados’ de Google en Europa: así es su ingeniería financiera para pagar menos impuestos

Google, que recurrió de forma oficial la decisión ante el Tribunal General de la Unión Europea, tenía un plazo de 90 días para aplicar medidas que garantizasen la “igualdad de trato” entre su servicio y el de sus competidores. La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, afirmó hoy que la CE vigilará a lo largo de las próximas semanas y meses si los cambios de la compañía ponen punto y final a su mala praxis y conducta ilegal.

A partir de ahora, Google Shopping, el servicio de compras del gigante estadounidense tendrá su versión específica europea -será vosible en los 28 países miembros de la Unión Europea además de Noruega, Islandia y Liechtenstein- y actuará de forma independiente en su página de resultados de búsqueda, una decisión sencilla que lleva aparejada una implementación técnica compleja que se desarrollará durante los próximos meses pero que garantizará desde hoy la igualdad de trato. Ahora, operará de forma idéntica al resto de rivales y aparecerá listado como el resto de servicios en las páginas de búsqueda de Google. 

Además, dentro del organigrama de la compañía, los equipos del motor de búsqueda y del servicio de compras estarán aislados y separados de forma física, y el servicio comercial no dispondrá de los datos a los que tiene acceso el buscador. Para plasmar la rentabilidad del negocio, ahora independiente, Google tendrá que presentar cuentas separadas a la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea.

“Le daremos los servicios de comparación de compra la misma oportunidad para que muestren anuncios en las páginas de búsqueda de Google que a Google Shopping. Éste, competirá en igualdad de oportunidades y operará como si fuera un negocio separado, participando en la subasta de la misma manera que cualquier otro”, apuntaba Al Verney, portavoz de Google. A partir de ahora, se acabaron los destacados reservados para Google Shopping: tendrá que ser la mejor oferta la que se gane el hueco. 

Fuente | New York Times

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.