Empresa

Google recurre oficialmente la ‘supermulta’ de la Unión Europea

Después del triunfo de Intel contra los reguladores europeos, Google también lleva a los tribunales la sanción impuesta por la Comisión en junio.

A finales de junio conocíamos la sanción que la Unión Europea impuso a Google por privilegiar su buscador de productos online en detrimento de otros portales de comercio electrónico. Una multa que ascendió a nada más y nada menos que 2.400 millones de euros, récord absoluto entre los castigos recibidos por las compañías tecnológicas.

La decisión de los órganos comunitarios no sentó nada bien en el seno de Mountain View, que consideraron injusta y desproporcionada la sanción gestada en Bruselas. Ya en los días posteriores a la publicación de la multa se barajó un posible (lógico, necesario y absolutamente cabal) recurso para evitar el pago de tamaña fortuna.

Pero las vacaciones de verano son innegociables, por lo que este esperado recurso ha acabado por producirse hoy, 11 de septiembre. Ahora será el Tribunal General de Luxemburgo, el segundo más alto del Viejo Continente, el que tendrá que decidir si mantiene o rechaza la sanción, aunque su dictamen podría dilatarse incluso varios años.

Consecuencias e implicaciones de la sanción multimillonaria de la UE a Google

Eso sí, y a pesar de que Google exige que se desestimen todos los cargos en su contra, la multinacional norteamericana no ha pedido la suspensión provisional de la sentencia actual. Eso significa, en la práctica, que Google Shopping tendrá que revisar sus procedimientos y funcionamiento operativo antes del 28 de septiembre, con el fin de cumplir con las exigencias en favor de la competencia impuestas por la Comisión Europea.

El recurso de Google se beneficia, además, del empuje y la ola de optimismo que las grandes compañías estadounidenses viven tras la victoria de Intel contra la UE. Aunque el caso de una y otra difiere notablemente, lo cierto es que el hecho de que una empresa tecnológica haya logrado revocar una sanción multimillonaria por anticompetencia de la Comisión Europea ha insuflado oxígeno en un colectivo que ha denunciado en el pasado una persecución por parte de los organismos reguladores.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.