Empresa

General Motors compra Cruise Automation para sus futuros coches autónomos

Coche autónomo

GM compra Cruise Automation por unos 1.000 millones de dólares, empresa que está probando su tecnología de coches autónomos en las carreteras californianas.

El coche autónomo sigue estando de moda y parece que los consumidores parecen interesarse cada vez más por este tipo de vehículos. En ese sentido, grandes compañías tecnológicas como Google o Uber están trabajando en el desarrollo de esta funcionalidad, un campo en el que también se están introduciendo con fuerza los principales fabricantes de automóviles del mundo, con Tesla a la cabeza.

El último ejemplo de ello es la compra que ha anunciado hoy General Motors de la firma Cruise Automation. Se trata de una compañía, creada hace apenas tres años, y que tiene a 40 investigadores volcados de lleno en la tecnología que hará posible el coche autónomo.

Cruise Automation es una de las pocas empresas con licencia para probar estos vehículos inteligentes, los cuales montan todo tipo de sensores y cámaras capaces de permitir al coche circular de forma independiente por cualquier carretera o ciudad.

El montante total de la adquisición rondará los 1.000 millones de dólares, aunque sí se ha comunicado formalmente que Cruise Automation seguirá operando como una empresa independiente dentro del grupo General Motors.

Cruise Automation ya trabajaba para Audi

La empresa recién adquirida, Cruise Automation, ya está testando en las carreteras californianas su prototipo de coche autónomo, basado en una tecnología propia que incluye en un paquete todo el despliegue técnico necesario para que un automóvil circule sin que un conductor guíe sus movimientos.

En ese sentido, su tecnología (que algunos portales norteamericanos valoran en 10.000 dólares por cada coche en el que se implanta, un coste más que inviable para su comercialización en masa) ya está siendo implantada con éxito en algunos modelos de Audi

General Motors, en plena evolución hacia la automoción 2.0

La compra de Cruise Automation no es la única pista que General Motors ha dado al mercado en los últimos meses y que revelan su apuesta por un nuevo concepto de automoción en la que la innovación, los servicios y la tecnología entendida en su máxima expresión son esenciales. Así se entiende la reciente inversión de más de 500 millones de dólares en Lyft, competidor en Estados Unidos de Uber.

Esta apuesta por Lyft también se entendió como esencial para que General Motors no perdiera el carro de la innovación en cuanto a vehículos autónomos se refiere. En ese sentido, Lyft externalizó todos sus actuales desarrollos a GM con el objetivo de competir frente a frente con Uber, mientras que GM trata de conseguir así alcanzar el nivel de competidores como Audi o Daimler.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.