Empresa

General Electric se va de compras en el mercado de la impresión 3D

General Electric ha adquirido dos empresas europeas -SLM Solutions y Arcam- para introducirse de lleno en la impresión 3D industrial.

General Electric es uno de esos colosos norteamericanos que parecen sobrevivir -y sacar provecho además- a todas las revoluciones tecnológicas que se asoman al mundo. Recientemente, GE se involucró en la mayor alianza de Big Data de Estados Unidos y, ahora, hemos conocido sus primeros pasos en el incipiente mercado de la impresión 3D.

Por medio de adquisiciones, dejándose unos 1.250 millones de euros por el camino, General Electric acaba de cerrar la compra de dos firmas europeas especializadas en la impresión de objetos en tres dimensiones: la sueca Arcam y la germana SLM Solutions. En concreto, SLM Solutions le costará a GE unos 680 millones de euros (38 euros por acción) y le permitirá integrar en su catálogo de servicios digitales una tecnología capaz de imprimir cualquier tipo de pieza de metal en 3D, algo esencial en terrenos como la industria aeroespacial o la fabricación de automóviles.

A su vez, General Electric desembolsará unos 615 millones de euros por Arcam (285 coronas suecas por título, el equivalente a 29,85 euros). Esta firma está especializada también en el sector aeroespacial y en la impresión en tres dimensiones a base de metal, aunque en esta ocasión la tecnología que emplean usa haces de electrones para moldear las piezas.

Con todo ello, General Electric parece estar decidida a profundizar en las aplicaciones de la impresión 3D de cara a la industria del futuro, con piezas y recambios a medida, producción de elementos personalizados para cada cliente y, todo ello, sin olvidar la eficiencia y los márgenes a los que estos operadores industriales están acostumbrados desde la implantación de la fabricación en cadena.

Tal es el impacto que General Electric espera de este nicho de actividad que, según han adelantado varios medios estadounidenses, la histórica compañía espera que este negocio aporte unos 1.000 millones de dólares adicionales a su cuenta de resultados en un futuro no muy lejano.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.