Empresa

Foodtech, alimentación y tecnología para cambiar nuestra forma de comer

foodtech-revolucion-startups-alimentacion
Escrito por Lara Olmo

Primero fue el fintech, luego el insurtech y ahora llega el foodtech, una revolución que están trayendo muchas startups en el mundo de la alimentación y que va a hacer que cambies tu forma de comer.

JustEat probablemente sea el mayor exponente, pero ni mucho menos el único. El reparto de comida a domicilio de hecho sólo es una porción de la revolución que están trayendo las startups tecnológicas al mundo de la alimentación. Algunos ya hablan de una nueva economía alimentaria, la eatnomics, de las que las empresas foodtech son sus mayores precursoras.

Estas startups están cambiando la manera en que nos alimentamos. Ya no sólo porque nos traen la comida donde queramos (algo que al final y al cabo ya hacía Telepizza hace muchos años), sino porque también hacen la compra por nosotros, nos traen los ingredientes a casa de nuestro dietario semanal o incluso convierten nuestra cocina en un restaurante privado improvisado gracias a plataformas de economía colaborativa.

Es cierto que el envío a domicilio es el que mayores inversiones ha logrado. Sólo en 2015 se invirtieron entorno a 6.000 millones de dólares en startups foodtech, de los que un 60% fueron para proyectos de ese tipo; pero este año la tendencia se ha frenado porque la escalabilidad de este tipo de empresas ya no es tan elevada.

Ello no quita para que gigantes como Amazon o Uber no hayan visto en este sector posibilidades de crecimiento y hayan lanzado sus respetos servicios para competir con empresas como Just Eat o Deliveroo.

Pero como decíamos las startups foodtech van mucho más allá y representan un segmento en el que se han interesado desde grandes magnates como Bill Gates a multinacionales tecnológicas tradicionales. De hecho hay aceleradoras especializadas en este tipo de proyectos.

Mitos sobre el desayuno, la comida y la cena que tendrías que dejar de creer

Bill Gates desembolsó 108 millones de dólares el año pasado en Impossible Food, enfocada en la biotecnología (produce carnes y quesos a partir de plantas). IBM por su parte le ha dado una vuelta de tuerca a la tecnología de los conocidos robots de cocina gracias al Big Data, y ha creado Chef Watson, capaz de cocinar 20.000 recetas distintas y de aprenderse los gustos del comensal.

Precisamente la inteligencia artificial (AI) es otra de las grandes apuestas del foodtech. Con ella se están creando escáneres que leen los nutrientes de un alimento y su composición, así como la forma en que fue procesado y su origen. Todo ello para satisfacer la demanda creciente de los consumidores de saber lo que comen.

La personalización es otro de los retos que plantea la industria alimentaria, y que la AI también puede afrontar; por ejemplo la startup IntelligentX la emplea para fabricar cerveza al gusto del cliente.

El Intenet de las Cosas también tiene grandes aplicaciones en el sector alimentario. Las neveras con esta tecnología no sólo nos informarán cuando falten o escaseen ciertos alimentos, sino que serán capaces de recomendarnos cuáles debemos consumir más o si nos hemos excedido con alguno en particular.

 Vía | BBVA

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.