Empresa

Faraday Future, ¿la inesperada amenaza de Tesla para 2017?

Faraday Future FF 91, ¿la nueva competencia de Tesla?
Escrito por Jakub Motyka

La empresa estadounidense Faraday Future acaba de presentar el FF 91, su primer coche eléctrico con más de 600 kilómetros de autonomía. Y la pregunta que surge a partir de esta presentación es sencilla: ¿representa Faraday una amenaza para Tesla, la empresa de Elon Musk?

Cuando todo el mundo daba por hecho que la competencia de Tesla recaía en grandes marcas de la talla de Ford, Nissan o Volkswagen, una empresa estadounidense prácticamente desconocida en el resto del mundo ha presentado de la noche a la mañana un coche eléctrico que presume de más de 600 kilómetros de autonomía. El coche en cuestión es el FF 91, y la empresa responde al nombre de Faraday Future.

El Faraday Future FF 91 es un coche que deja en pañales hasta al propio Model S P100D, el modelo de más alta gama que ahora mismo tiene Tesla: el de Faraday tiene 1.050 caballos de potencia, pasa de 0 a 100 km/h en 2,39 segundos y ofrece más de 600 kilómetros de autonomía.

A Tesla le salen nuevos competidores

Pero, a poco que empecemos a indagar, veremos que en el coche de Faraday no es oro todo lo que reluce: todavía no tiene ni precio de salida, durante la presentación se pudieron ver algunos problemas en el funcionamiento del sistema de aparcamiento automático y, por encima de todo, estamos hablando de una compañía que desde hace meses está viviendo una situación muy agitada en sus oficinas.

Así las cosas, ¿representa de verdad Faraday Future una amenaza para Tesla? ¿Es Faraday el álter ego de Tesla para el año 2017? ¿Podrá convertirse en una competencia para la empresa de Elon Musk? Ni tanto, ni tan poco.

Tesla y Faraday Future, dos empresas que juegan en el mismo tablero

La fábrica de Faraday Future

Tanto Faraday Future como Tesla son compañías cuyas raíces nos llevan directamente hasta los Estados Unidos. De hecho, ambas empresas tienen su sede en California. Pero esa sería poco más que una de las pocas similitudes que ambos fabricantes comparten entre ellos.

Faraday no está libre de problemas

Para empezar, en las oficinas de Faraday Future se están viviendo estos días situaciones bastante subidas de tono. La compañía ha sufrido múltiples bajas en los últimos meses, y profesionales que procedían del mundo del automóvil han abandonado repentinamente la empresa justo cuando faltaban pocas semanas para la presentación del primer coche eléctrico de Faraday, el FF 91.

Ese ha sido el caso de Marco Mattiacci, responsable de marca que procedía de Ferrari, o el de Joerg Sommer, que vino a Faraday teniendo a sus espaldas varios años de experiencia en Volkswagen. Ambos desaparecieron de la web de Faraday Future a finales del pasado mes de diciembre, y eso solamente fue la punta del iceberg: Ding Lei, CEO “global” de la compañía -y miembro de la empresa china LeEco-, también ha dicho adiós a sus compañeros según reportaron desde The Verge.

Todo esto, recordemos, ha sucedido antes de la presentación del primer coche de la compañía. ¿Qué habrá motivado a estas personas a saltar del proyecto cuando faltaban pocas semanas para la presentación en sociedad del producto en el que llevaban años trabajando?

Faraday Future

Hasta Tesla tiene problemas para cumplir con la demanda

Pero incluso suponiendo que Faraday Future consiga salir de sus problemas de organización, el siguiente reto que deberá afrontar es uno que todavía ni la propia Tesla ha conseguido superar: la producción. Si el coche de Faraday realmente ofrece las características que promete sobre el papel, la compañía deberá enfrentarse a una importante demanda inicial, y para eso necesitará una enorme infraestructura que solamente podría ofrecer un fabricante de renombre del mundo del motor.

La propia Tesla, con toda la visibilidad que ha recibido durante el año 2016, no lo ha tenido nada fácil para cumplir con la demanda de los Model S y Model X. Elon Musk prometió entregar 80.000 unidades a finales de año, y ahora se ha sabido que la compañía se quedó algo corta en la realidad: consiguió llevar a su destino un total de 76.230 unidades.

Faraday juega con la ventaja de que su centro neuronal se encuentra dentro de una fábrica de Nissan (ubicada en California), pero eso no supone ninguna garantía si la compañía entra en problemas financieros -cosa que podría suceder en cualquier momento si las dificultades económicas de la china LeEco, importante inversor de Faraday, van a más-.

Tesla parte con la ventaja de su (corta) experiencia, mientras que Faraday Future se enfrenta a un abismo

Es cierto que Tesla es una empresa joven (se fundó allá por el año 2003), pero en los últimos años ha dado pasos de gigante para hacerse un nombre en el sector de los coches eléctricos. Tiene su propio sistema de conducción autónoma, el Autopilot, este año lanzará su coche eléctrico “asequible”, el Tesla Model S, y, por encima de todo, ya está más o menos presente en países tan alejados de EEUU como España.

Faraday Future, por su parte, lo que tiene de momento son muchas incógnitas a las que todavía no ha contestado. Dice la compañía que el coche eléctrico que acaba de presentar entrará en producción para el año 2018, por lo que tendremos que esperar todavía un tiempo para saber si es o no un competidor digno de la empresa de Elon Musk. De momento, la competencia de Tesla está más bien en otro lugar.

Sobre el autor de este artículo

Jakub Motyka

Jakub es un redactor especializado en tecnología.