Empresa

La icónica casa de guitarras Gibson, ahogada por una deuda millonaria

La icónica casa de guitarras Gibson, ahogada por una deuda millonaria

La centenaria casa norteamericana de guitarras Gibson podría estar cerca de tocar su último riff debido a la millonaria deuda económica que carga sobre sus espaldas y a las escasas ventas que registra en la actualidad.

Pocos podrían imaginarse al escuchar a artistas de la talla de Slash, B.B. King, Keith Richards, Jimmy Hendrix, Neil Young o Carlos Santana empuñar su Gibson favorita y convertir la música en magia que hoy en día la marca estadounidense de guitarras se encontraría en situación de bancarrota. Asfixiada por una vertiginosa deuda, la casa fabricante de instrumentos debe hacer frente a lo largo de los próximos meses al pago de 375 millones de dólares (más de 300 millones de euros).

Gibson esperar abonar el pago de la deuda de forma íntegra en los próximos siete años, aunque deberá cumplir con el abono del primer plazo el 23 de julio o de lo contrario, hacer frente a una penalización de 145 millones de dólares (116 millones de euros) según ha informado el medio The Nashville Post. A la crisis financiera se sumó el traslado de sus oficinas o el cese del cargo de Bill Lawrence, antiguo director financiero de Gibson, tras ocuparlo durante únicamente medio año. En la actualidad, los ingresos anuales de la empresa ascienden a más de 1.000 millones de dólares (805 millones de euros).

7 inventos que han revolucionado nuestra manera de escuchar música

Los expertos apuntan tres salidas para la compañía: la renegociación de los bonos, el cese de patrimonio por parte de su CEO y dueño Henry Juszkiewicz para asumir parte de la deuda o poner en marcha el proceso de quiebra. Desde la marca han solicitado ayuda financiera al banco de inversiones estadounidense Jeffries. Según un comunicado oficial, la casa de instrumentos aguarda tener “los mejores resultados financieros que la compañía ha visto en su historia el próximo año”.

Lejos quedan los tiempos de oro de la compañía que vio la luz en el siglo XIX (1894), fundada por Orville Gibson en Michigan. Tras vender guitarras desde 1902, innovar y aportar versatilidad, creatividad, estilo y pasión para estos instrumentos y auparse como uno de los principales fabricantes de guitarras eléctricas para estrellas de todos los ámbitos musicales -en 1936 lanzaron al mercado la Gibson ES-150, la primera guitarra eléctrica de la historia-, la marca deberá afrontar su momento más frágil en el mercado musical. Hoy en día, el descenso en las ventas y los pocos beneficios de los instrumentos de segunda mano son algunos de los factores de las pérdidas.

Imagen | Larry Ziffle

Fuente | Digital Music News

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.