Empresa

Descubre cómo evitar las distracciones digitales en el trabajo

Te contamos cómo eivtar las distracciones digitales en el trabajo

Vivimos rodeados de distracciones digitales, desde el pitido del móvil anunciando un nuevo mensaje en WhatsApp a las notificaciones de redes sociales, entretenimientos multimedia o publicidad online. ¿Sabes cómo evitarlas en tu trabajo?

Las distracciones laborales, la ansiedad, las jornadas demasiado largas y agotadoras o el estrés son factores causantes de nuestra pérdida de productividad y motivación a la hora de desempeñar un buen trabajo. En el siglo XXI, a este conglomerado se han sumado las distracciones digitales, que merman nuestra capacidad de concentrarnos y aprender. 

Clifford Nass, un profesor de Stanford pionero en la investigación sobre la interacción de los seres humanos con la tecnología, llevó a cabo numerosos estudios de personas realizando malabares con diferentes tareas cognitivas al mismo tiempo, como hablar por teléfono, ver la televisión y trabajar desde un dispositivo tecnológico. ¿El resultado? La multitarea erra, ya que las personas no son capaces de focalizar la suficiente atención en cada labor.

10 formas de ser más productivo si trabajas desde casa

Por otro lado, el rendimiento laboral no es lo mismo que aprender. Joo-Hyun Song, un psicólogo que trabaja mano a mano con el neurocientífico Patrick Bédard en la Universidad Brown, averiguó que cuando las personas aprendemos determinadas habilidades motoras con una distracción, las dos son asumidas y fáciles de recordar. Un ejemplo clave es el aprendizaje que deben realizar los pilotos aéreos bajo presión, para poder manejar mejor en el futuro las situaciones de emergencia.  

Recomendaciones para no distraerte con los cebos digitales

Existen determinadas pautas que puedes implantar en tu rutina para escapar de las distracciones digitales:

  • Las distracciones pequeñas a menudo ahuyentan a las grandes: Si eres de los que se entretiene hasta con un simple pestañeo y te encuentras totalmente desconcentrado, prueba a poner música tranquila de fondo, especialmente jazz, chill out o música clásica.
  • Aprovecha al máximo las primeras horas del día, ya que es cuando te encuentras más lúcido y fresco para resolver los temas pendientes o realizar tareas complejas. Aunque esto sea así en líneas generales, es importante tener en cuenta que cada persona tiene su propio biorritmo y picos de productividad.
  • Para concentrarte mejor y evadir las distracciones utiliza métodos de gestión del tiempo de comprobada eficacia como la técnica Pomodoro -consistente en fragmentar subtareas con un temporizador y realizar pequeños descansos- o el método Kanban, que se sirve de un tablero visual para el reparto de las labores, idea tomada hoy en día por aplicaciones como Trello.
  • Apaga los avisos de notificaciones de tu smartphone y quítales el sonido y la vibración: Diversos estudios recogen que, de media, cada seis minutos miramos las actualizaciones en nuestras apps, un reflejo de la ansiedad que produce no poder consultar el dispositivo -conocida como nomofobia- y que puede causar problemas mentales. Incluso, es recomendable dejar tu terminal apartado y cogerlo en momentos de descanso. 
  • Responde tus correos electrónicos -a excepción de los urgentes- dos veces al día: Es mejor que respondas a varios seguidos de forma ordenada a que tus respuestas sean escuetas o arruinen tu concetración para otras tareas.
  • No te obsesiones con la valoración ajena y las opiniones del resto en redes sociales: Este tipo de plataformas, junto a las aplicaciones de mensajería instantánea, nos generan una gran dependencia, de la que debes huir como de la pólvora durante tu jornada laboral. Acota su uso a determinadas horas del día: un viaje en metro, antes de acostarte o tomando el café antes de volver a la carga.
  • El aprendizaje analógico funciona mejor. Escribir notas a mano es mejor para la memoria que escribirlas en un ordenador portátil, según un estudio de Princeton de 2014. Jonathan Zimmerman, profesor de la Escuela de Graduados de Educación de la Universidad de Pensilvania. afirma que “una parte importante del aprendizaje es ordenar las cosas, y tomar anotaciones es una táctica ideal para ello”.

 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.