Empresa

Evita estos comportamientos si quieres caer bien en el trabajo

caer mal trabajo

Deshazte de estos comportamientos si quieres caer bien en el trabajo; no sólo te sentirás mejor, también aumentará tu productividad y éxito profesional.

Simpático no se nace, se hace. La mayoría de los atributos personales que te hacen ser más amigable puedes desarrollarlos, por lo que caer bien al resto está en tus manos.

La clave está en tener inteligencia emocional; la gente tiende a sentir más apego hacia las personas sinceras, transparentes y con capacidad de comprender al resto y empatizar. Pero, ¿por qué es tan importante caer bien?

Un estudio de la Universidad de Massachusetts demostró que ser poco amigable es incompatible con ser un buen líder; tan sólo 1 entre 2.000 líderes que caían mal lograban ser efectivos. Así, un análisis de TalentSmart demostró que los empleados con mayor inteligencia emocional eran más exitosos que el resto, llegando a ganar de media 29.000 dólares más al año. Además, la inteligencia emocional es clave para resolver conflictos, convirtiéndote en un miembro valioso del equipo.

Hay muchos libros que te ayudarán a tener mayor inteligencia emocional, pero antes de nada aprende cuáles son los y comportamientos de personas que tienden a caer mal y empieza a eliminar dichos hábitos. Puede que no seas consciente de que ciertas actitudes que adoptas molestan al resto de tus compañeros.

Travis Bradberry, presidente de TalentSmart y autor de Inteligencia Emocional 2.0 ha revelado esta lista de comportamientos que te harán caer mal:

  • Fardar humildemente: “Fardar” y “humilde” parecen términos completamente incompatibles, pero hay algunas personas que logran combinarlos. Este fenómeno se da cuando alguien se burla de si mismo, pero en realidad esta orgulloso de ser así y quiere que todo el mundo lo sepa. Fardar ya de por si es molesto, pero enmascararlo bajo una capa de humildad es aún peor.
  • Ser demasiado serio: Es bueno ser profesional, pero tampoco te olvides de sonreír y pasártelo bien con tus compañeros. Las personas demasiado serias tienden a alejar al resto. Intenta interactuar con el resto, pregúntales qué tal están y haz referencia a temas que mencionó la semana pasada para que sientan que les valoras y escuchas.
  • No hacer suficientes preguntas: Muchas veces no prestamos atención en una conversación por estar demasiado centrados en lo que vamos a decir a continuación. Para evitar que esto ocurra haz preguntas sobre lo que te están contando; demostrarás tener interés en la otra persona, no sólo en ti.
  • Solo tener ojos para tu pantalla: Estar sentado todo el día con tu smartphone no te ayudará a hacer amigos en el mundo real. Si estás manteniendo una conversación deja a un lado tu teléfono.
  • Cotillear: La vida personal del resto no es tu asunto, y hablar sobre ello puede acabar perjudicándoles. Tampoco serás más interesante por saberte todos los cotilleos, sólo provocarás que nadie confíe en ti.

Cómo superar el día a día con compañeros de trabajo tóxicos

  • Perder el control: Se consciente de tus emociones y contrólalos. La rabia te hará perder los papeles, y no te convendrá parecer una persona inestable en el trabajo. Si demuestras mantener la calma probablemente te elijan para tareas de gran responsabilidad y seas un referente para el resto.
  • Intentar llamar la atención: Deja de aprovechar cada ocasión para hacer referencia a las personas importantes que conoces. Se tú mismo y deja de intentar demostrar que eres importante, solo irrita a los que te rodean.
  • Tener una mente cerrada: Los prejuicios y las opiniones inamovibles no te convienen. Escucha abiertamente y ábrete al resto de opiniones, puede que aprendas algo nuevo. No implica que tengas que darles la razón en todo, pero ponerte en su postura y mantener un diálogo cordial y argumentado será mucho más interesante para todos.
  • Abrirte demasiado rápido: Es positivo ser cercano, pero todo a su debido tiempo. No te lances a hacer confesiones y hablar sobre tu vida personal desde el principio. Primero construye la base de la confianza, y ve aumentándola poco a poco.
  • Compartir demasiado en RRSS: Casi todo el mundo es algo adicto a las RRSS, pero tampoco hace falta que compartas lo que desayunas, comes, meriendas y cenas cada día. Poco más y hasta tu jefe sabrá qué tal tienes el tránsito intestintal.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!