Empresa

Las oficinas abiertas restan potencial colaborativo, según Harvard

Las oficinas abiertas restan potencial colaborativo, según Harvard

Un nuevo estudio de Harvard tumba la extendida creencia de que las oficinas de planta abierta impulsan la creatividad y el trabajo colaborativo entre los miembros de la empresa. ¿Qué propician los espacios abiertos?

Sobre la productividad, el adecuado desempeño de los empleados y el fomento de la creatividad y de la innovación en el seno de las compañías, especialmente las modernas startups, se ha escrito de todo: los beneficios de la luz natural, la meditación en la oficina, la flexibilidad y el trabajo remoto o la reducción del presentismo. Especialmente existe una cuestión sobre la que se ha evangelizado mucho en los últimos: los beneficios de tener una oficina sin barreras arquitectónicas o habitáculos separados entre empleados, argumentando que estimulan a la interacción, a la generación de ideas y al impulso del trabajo colaborativo.

Cómo la naturaleza y las oficinas verdes pueden revolucionar tu empresa

Sin embargo, un estudio de Harvard cuyos resultados acaban de publicarse en la revista Philosophical Transactions de la Royal Society B, apunta precisamente a lo contrario, revelando que las oficinas abiertas asesinan la colaboración, asfixian la privacidad y  Este análisis se baso en el estudio de dos compañías Fortune 500 que planeaban cambiar a oficinas de planta abierta y la comparación de la interacción entre los empleados antes y después del nuevo diseño de la oficina.

El estudio fue llevado a cabo por los investigadores de Harvard, Ethan Bernstein y Stephen Turban: para ello, 150 empleados participantes emplearon un aparato llamado insignia sociométrica. Durante tres semanas antes y después del rediseño de sus oficinas, esta herramienta se encargó de registrar el movimiento, la ubicación y la postura de los usuarios, y, a través de sensores infrarrojos y de sonido, también registró todas sus conversaciones con los compañeros de trabajo. Los investigadores también revisaron la cantidad de mensajes de texto y correos electrónicos enviados durante el período de prueba.

Oficinas abiertas: más WhatsApp y Gmail y menos interacción y colaboración

¿Qué reveló este estudio? En resumen, a medida que las paredes desaparecían también bajaba el número de interacciones entre los compañeros de trabajo. Simultáneamente, la cantidad de correos electrónicos y mensajes de texto se disparó hacia arriba, multiplicando las distracciones digitales y las pérdidas de tiempo.

“En general, el tiempo cara a cara disminuyó en alrededor del 70 por ciento entre los empleados participantes, en promedio, con el uso del correo electrónico aumentando entre un 22 y un 50 por ciento, según el método de estimación utilizado”, reveló el British Psychological Society Research Digest blog, resumiendo los resultados. La arquitectura abierta lastra de este modo la colaboración dinámica y propicia un mayor retiro social. 

¿Y si la llave de la productividad estuviese en trabajar menos?

En su blog, el profesor de informática y autor de Deep Work Cal Newport también aportó su síntesis sobre las conclusiones de Harvard, revelando que en los 15 días anteriores al rediseño de la oficina, los participantes acumularon un promedio de alrededor de 5,8 horas de interacción cara a cara por persona al día. Cuando la oficina se rediseñó de cara a una perspectiva abierta, se perdió a. Después del cambio al diseño abierto, se perdieron cuatro horas por día de comunicación personal por día. 

Este estudio podría ser un clavo en el ataúd de este modelo vendido como la panacea para aumentar la colaboración y la productividad. En torno a esta última, los responsables de las empresas estudiadas también reconocieron haber percibido un descenso, reportado a través de las métricas de su sistema interno de gestión del rendimiento.

Fuente | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.