Empresa

Estos hábitos te ayudarán a ser más accesible en el trabajo

conversacion oficina

Mejorar tus relaciones en el ambiente laboral es más sencillo de lo que parece. Prueba a adoptar algunos hábitos que te harán más accesible y aumentarán tu popularidad.

Todos tenemos ese compañero de trabajo que cae bien a todo el mundo: es fácil comunicarse con el y por norma general no suele tener problemas con nadie. Puede que ese compañero seas tu, pero en caso contrario es posible que te encuentres preguntándote como lo hace.

Nadie nace siendo popular; es cierto que una personalidad más extrovertida puede ser favorable a la hora de entablar buenas relaciones en el trabajo, pero no es determinante. No obstante, hay algunos hábitos que puedes adoptar para ser más accesible en la oficina y mejorar notablemente tu relación con el resto del equipo.

Prueba este truco para calmar tus discusiones en casa y en el trabajo

  • Adiós a la cara larga: Las personas más populares tienden a sonreír; una buena cara no sólo te hará ser más accesible, sino ayudará al resto a serlo. La felicidad es contagiosa, por lo que si te acercas a tus compañeros con una sonrisa, probablemente les transmitas tu buen humor y sea más fácil conversar. Eso si, trata de ser natural y saber adaptarte a cada situación.
  • Abre los oídos y la mente: Primero escucha, luego opina. Si alguien te está contando un problema y comienzas a darles un consejo antes de que les de tiempo a explicarse probablemente no vuelvan a acudir a ti en busca de ayuda. Presta atención a la otra persona e intenta no juzgar o imponer tus ideas y espera a que te pregunten para darles un consejo. También es conveniente aprender cómo dar feedback negativo sin parecer ofensivo.
  • Quítate la capa de superhéroe: Procura no intentar aparentar ser indestructible. No se trata de ser un quejica, pero si puedes sacar tu lado vulnerable de vez en cuando. Si te abres a tus compañeros de trabajo y compartes tus preocupaciones y debilidades les motivarás a hacer lo mismo. Elimina las barreras y construye relaciones más abiertas y sinceras.
  • El lenguaje corporal habla por si solo: Tus gestos dirán mucho de ti. Por ejemplo, según expertos, algo tan simple como asentir con la cabeza tres veces incitará a la otra persona a hablar hasta el triple. En cambio, si cruzas los brazos y evitar mantener contacto visual probablemente tus compañeros estén más incomodos a la hora de hablar contigo. Descubre los gestos corporales que te llevarán al éxito, ¡y no te olvides de sonreír!
  • Saca a pasear tu curiosidad: Cuando mantengas una conversación, o atiendas a un evento, intenta hacerle preguntas a la otra persona. Esto mostrará que estás atento a lo que te están contando y que además te interesa saber más. Así, también evitarás parecer un sabelotodo, demostrando que te gusta recibir ayuda del resto, al igual que ellos pueden recibirlo de ti.

Vía | themuse

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!