Empresa

España, Francia, Alemania e Italia se unen contra las prácticas fiscales de los gigantes de Internet

google multa

Los países más afectados por las prácticas fiscalmente cuestionables de las multinacionales tecnológicas se han unido para pedir a la UE medidas que garanticen el pago real de sus impuestos.

Después de los sucesivos escándalos fiscales protagonizados por firmas como Google o Apple en Europa, parece que algunos de los países más afectados por las prácticas evasivas de estas multinacionales van a hacer frente común para erradicarlas. Hablamos de luchar contra el ‘sandwich holandés’ y el ‘doble irlandés’, los resquicios legales de que se aprovechan estas compañías para no pagar los impuestos correspondientes en los países con tributos más altos.

Algunos de estos países con gravámenes más duros son España, Alemania, Francia o Italia. Y todas estas potencias europeas han puesto en marcha una ofensiva ante la Unión Europea para exigir que los impuestos de estas firmas sean calculados sobre la facturación que obtienen en casa país, y no sólo sobre los beneficios como hasta ahora.

La iniciativa, liderada por el gobierno galo, pretende acabar así con la contabilidad creativa de las multinacionales norteamericanas que declaran pocos beneficios (o incluso pérdidas, como Apple durante muchos años en nuestro país) en las naciones de origen, derivando los beneficios reales a Irlanda mediante pagos por marketing o costes de licenciamiento de su propia tecnología o marca.

Google y Facebook solo declaran en España un 6% de sus ingresos por publicidad

El ministro francés de Finanzas -Bruno Le Maire-, su homólogo germano -Wolfgang Schaeuble-, el italiano Pier-Carlo Padoan, y Luis de Guindos, han firmado una carta con esta petición dirigida a la presidencia estonia de la UE con la Comisión Ejecutiva del bloque en copia. En ella, adelanta el Financial Times, se exige al grupo la creación de un “impuesto de igualación” sobre el volumen de negocios que llevaría a la compensación en la práctica del impuesto de sociedades en el país donde realmente se generan los ingresos.

“Las cantidades recaudadas tendrían como objetivo reflejar algo de lo que estas compañías deberían pagar en términos de impuesto sobre sociedades”, afirman los ministros en la misiva, que adelanta también la elevación de este tema a debate en el encuentro que todos los responsables de finanzas a escala comunitaria van a mantener los próximos 15 y 16 de septiembre en Tallin.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • Francisco Díaz

    Bueno, eso también lo hacen grupos de empresa españolas dentro de España. La empresa matriz, donde residen los ‘servicios corporativos’, acumulan beneficios facturando estos servicios a las filiales (o sucursales, u oficinas…) en lugar de hacerlo por vía de dividendo.
    Pero esto, claro está, importa poco a Hacienda porque ingresa con independencia de dónde esté el beneficio. Entretanto, los trabajadores de las fiales no cobran incentivos y ven cómo la cúpula directiva nada en la abundancia.