Empresa

¿Eres introvertido? Estos 4 consejos te ayudarán a ser un buen líder

perfil de trabajador estrella

No todos los líderes son personas extrovertidas y que llamen la atención: hay muchos que son introvertidos y discretos, y los defectos que se pueden asociar a este tipo de personas en realidad pueden ser ventajas si se explotan de la mejor manera.

Las personas introvertidas muchas veces no saben cómo actuar ante grupos grandes y dinámicas de ‘lluvia de ideas en voz alta’, por eso muchas veces necesitan recargar fuerzas después de grandes reuniones o presentaciones importantes.

A veces caemos en el error de pensar que un líder tiene que ser extrovertido y llamar la atención, para inspirar a otras personas con su experiencia y su visión. Pero está demostrado que esto no es así, y ser un líder introvertido puede tener sus ventajas.

Los CEO de muchas empresas o jefes de secciones tienen diferentes personalidades y formas de ser, y no a todos les gusta hablar en público o ser el centro de atención en las reuniones.

9 atributos de liderazgo para construir equipos fuertes y unidos

Como explica Susan Cain en el discurso que dio para TED Talk, los extrovertidos suelen sentirse alentados por la estimulación social, mientras que los introvertidos progresan mejor en ambientes más discretos. Es decir, cada persona debe conocer su personalidad e intentar situarse en el ambiente que más le beneficie para crecer y mejorar.

Aunque a veces puede resultar fatigante y difícil para los líderes introvertidos lidiar con las acciones cotidianas en el lugar de trabajo, estos 4 consejos harán que los defectos de una persona introvertida se conviertan en ventajas:

1. Deja de pensar que eres una persona callada: lo que pasa es que eres un buen oyente

escuchar-problemas

Ser una persona que no es excesivamente habladora no tiene por qué ser malo. Por ejemplo, si uno de tus compañeros o trabajadores viene a explicarte un problema, y tú no saltas directamente a aconsejarle dejando que termine su razonamiento, es posible que se sienta más confiado y más escuchado contigo.

Así, al escuchar con atención puedes percibir en las expresiones no verbales de la persona lo que realmente piensa y siente al respecto, como afirma Stella Ma, la cofundadora y co-CEO de la empresa Little Passports.

2. Si no encuentras el momento de dar tu opinión en una reunión, hazlo en forma de pregunta

reunion de trabajo

Cuando eres introvertido es difícil hacerte oír entre el resto de voces que se escuchan más alto en las reuniones. Por eso, si no encuentras el momento para dar tu opinión lo que puedes hacer es pedir llevar la agenda en las reuniones. Así, en forma de cuestión, puedes entregar tu mensaje al resto de la sala.

Por ejemplo, puedes preguntar: “¿Deberíamos considerar investigar más el tema como un punto final para la reunión de hoy?”, en lugar de decir explícitamente: “No estoy de acuerdo porque he encontrado una investigación conflictiva”.

3. Intenta que las reuniones sean más pequeñas en vez de hacer grandes eventos

reunion de trabajo

Las actividades en equipo como los talleres de improvisación, que se utilizan mucho para crear confianza y colaboración en los grupos de trabajo, puede que no sean la mejor opción para una persona introvertida.

Si no te sientes cómodo en estas situaciones, lo más acorde con tu personalidad serán las reuniones pequeñas, e incluso las conversaciones con las personas personalmente.

4. Si tienes miedo de que te contesten de una forma que no esperas, dedica tiempo el día de antes a preparar las reuniones

Consejos para preparar una entrevista de trabajo

Si te da miedo no saber responder a las diferentes problemáticas que puedan surgir durante la reunión, intenta prepararte al máximo cualquier duda que pueda aparecer con cualquier dato o análisis que se haya realizado.

Aunque a veces pueda parecer difícil ser una persona introvertida en el mundo profesional y el liderazgo, lo más importante es tener claras las ventajas que esto puede brindarte y cómo puedes hacer que el entorno que creas sea el idóneo para tus triunfos y mejoras.

Vía | Fast Company

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández