Empresa

Enmanuel Macron, contra Nokia a causa de los despidos en la antigua Alcatel-Lucent

Nokia compra Withings, una compañía de wearables de salud

Nokia pretende despedir a casi 600 trabajadores de Alcatel-Lucent en Francia, lo que ha motivado una enérgica reacción del presidente galo, Enmanuel Macron.

En abril de 2015, la finlandesa Nokia lanzó una oferta para adquirir Alcatel-Lucent, firma francesa surgida de la fusión de ambas entidades nueve años antes. La operación, valorada en 15.600 millones de euros, convertiría al grupo europeo en el segundo mayor fabricante mundial de redes y sistemas de telecomunicaciones del mundo, tan sólo por detrás de la sueca Ericsson.

Un movimiento que, finalmente, se convirtió en un hecho en 2016. En ese momento, ya se barajó un reajuste de plantilla en Alcatel-Lucent para favorecer las sinergias entre ambas compañías y evitar caer en redundancias. Pero el ministro galo de Economía por aquel entonces, un tal Enmanuel Macron, impuso una cláusula para autorizar la compra por la que no sólo se garantizaban los puestos de trabajo existentes, sino que Nokia se comprometía a contratar a 500 investigadores adicionales en tierras francesas.

Apple paga 1.700 millones de euros a Nokia por sus líos de patentes

Pero los tiempos han cambiado y la situación boyante que vivió Nokia tras librarse del negocio de los smartphones ya no lo es tanto, debido a la intensa competencia llegada desde tierras asiáticas a costes infinitamente menores. Por ello, el grupo puso en marcha en plan de ajustes con el que aspiraba a ahorrar hasta 1.200 millones de euros de cara a 2019, incluyendo medidas como la adelantada por Reuters del despido de casi 600 trabajadores de la antigua Alcatel-Lucent.

Una decisión que ha encontrado la brutal oposición de Macron, hoy reconvertido en presidente de la República. El mandatario aseguro este viernes -coincidiendo precisamente con una visita del primer ministro finlandés, Juha Sipila-  que esta reestructuración no cumple con los compromisos anunciados cuando se produjo la adquisición. “Nokia fue ayudada por el gobierno francés y asumió compromisos claros”, dijo Macron, quien se muestra “inflexible” ante este tema y ve como única opción que la compañía haga honor a sus promesas.

Recordemos que Nokia ya confirmó el pasado curso el despido de más de 300 trabajadores en España, el 20% de la plantilla debido a este plan de ajustes y ahorro de costes. Posteriormente la compañía matizaría a TICbeat que la razón oficial se debía a su intención de “adaptar la compañía a un entorno de condiciones de mercado muy competitivas y reenfocar recursos a tecnologías orientadas a futuro como 5G, cloud e Internet de las Cosas”.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.