Empresa

En Apple llevan más de un año discutiendo por… ¡el pomo de las puertas!

Apple Campus
Escrito por Jakub Motyka

En su obsesión por los pequeños detalles, Apple está protagonizando titulares de lo más curiosos sobre la construcción de su Campus 2. Lo cuenta un ex-empleado.

La obsesión de Apple con los detalles no es ningún secreto (incluso lo cuentan con pelos y señales en su libro). Pero de ahí a llevar más de un año y medio sin decidirse por el pomo que tendrán las puertas de las salas de reuniones de su nuevo Campus 2 hay un trecho, y ese es solamente uno de los secretos que han salido a la luz en relación a la construcción de este nuevo edificio.

Para ponerlo en contexto, hay que recordar que Apple lleva años construyendo en Cupertino (California, Estados Unidos) el que será el nuevo cuartel general de la compañía. El gigantesco edificio de 260.000 metros cuadrados albergará a más de 12.000 empleados, y está previsto que su construcción termine durante este mismo año 2017. Ahora, las personas que han trabajado codo con codo con los responsables de este proyecto han revelado algunas de las curiosidades de esta faraónica obra.

Dicen las malas lenguas que toda la construcción de este Campus 2 le ha supuesto a Apple el desembolso de unos cinco mil millones de dólares, y por lo que ha dejado entrever en una entrevista concedida a Reuters el arquitecto German de la Torre, parece que buena parte de este dinero ha ido a parar en el cuidado al milímetro de los pequeños detalles.

¿Por qué hay una moneda dentro de algunos MacBook Pro de Apple?

Dicen los trabajadores que, por ejemplo, los botones de los ascensores se parecen mucho a la tecla de Inicio de los iPhone. Incluso durante las fases más prematuras de construcción del edificio, en la zona en todo momento estaban presentes responsables de Apple que vigilaban que se cumplieran las estrictas medidas de diseño que la compañía había impuesto a los constructores. Ni un solo milímetro del edificio se podía alterar sin pasar antes por una reunión con los responsables de la compañía.

Esta obsesión con los detalles no tenía ningún límite, y por no entender no entendía ni de de cuestiones legales. La persona que tenía que vigilar que el edificio cumpliera con las medidas de seguridad impuestas por el Cuerpo de Bomberos de California (lo que icluye, además de las salidas de emergencia, la señalización de todos los elementos que puedan ayudar a sofocar un fuego) se vio obligada a reunirse hasta en 15 ocasiones para hablar sobre la distribución de las medidas de seguridad.

El proyecto de construcción del Campus 2 de Apple

Pero si hay una curiosidad llamativa en esta entrevista esa es la polémica con el pomo de las puertas. Apple contrató en 2015 una empresa para que diera los toques finales de los interiores del edificio, y una de sus primeras peticiones que hizo fue la de elegir los pomos que tendrían las puertas de las salas de reuniones y los despachos. Lo que debería haber sido una tarea de pocos días se convirtió en un dolor de cabeza que, según el testigo de toda esta situación, seguía sin estar resuelto a su marcha del proyecto.

La empresa que debía elegir los pomos de las puertas presentó un diseño provisional a los responsables de Apple, pero la compañía rechazó una y otra vez todas las propuestas. En la empresa de construcción no conseguían entender qué es lo que fallaba en el pomo en cuestión, y la cuestión se alargó durante más de un año. De hecho, nadie sabe si a día de hoy el famoso pomo ya está al cien por cien decidido.

La obsesión con los detalles que la compañía ha aplicado para la construcción de su Campus 2 afectaba incluso a objetos que, una vez terminada la obra, no se iban a ver a primera vista (estructuras metálicas, conductos, tuberías…). “Todo debe estar tan pulido tanto por dentro como por fuera, exactamente igual que en un iPhone”, esas eran las instrucciones que recibían los obreros.

Está previsto que la construcción de este edificio termine a lo largo de este año 2017, y a no ser que haya algún retraso de última hora, los primeros empleados deberían empezar a ocupar las oficinas durante la recta final del año.

Artículo publicado en Computerhoy

Sobre el autor de este artículo

Jakub Motyka

Jakub es un redactor especializado en tecnología.

  • si ha día de hoy

    Errata (espero)

    • Sí, sí, una errata (y gorda), ya está cambiado Adrián, muchas gracias por el aviso, lo sentimos. Un saludo.