Empresa

Elon Musk renuncia a la presidencia de Tesla para evitar una demanda

Escrito por Marcos Merino

Aunque se mantendrá como CEO de la compañía, deberá pasar 3 años alejado de la presidencia del consejo de administración, lo que aumentará la supervisión de su gestión del fabricante de coches eléctricos. Tanto él como la compañía deberán hacer frente a sendas multas de 20 millones de dólares.

Hace dos días, nos hacíamos eco de la demanda por fraude presentada por la SEC (la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU) contra Elon Musk a raíz de un polémico tuit sobre la cotización de Tesla. La SEC solicitaba entonces en su demanda que un juez federal impidiera a Musk ser directivo de cualquier compañía que cotizase en bolsa, lo cual no sólo habría afectado a su puesto en Tesla, sino que habría impedido a SpaceX, NeuraLink y The Boring Company salir a bolsa mientras él se mantuviera al frente de dichas compañías.

La noticia de hoy es que Musk ha llegado a un acuerdo con la SEC, que le evita quedar descabalgado de sus compañías, pero que igualmente tendrá consecuencias notorias en la gestión de Tesla: Tusk ha aceptado abandonar en los próximos 45 días (y durante los próximos 3 años) la presidencia del consejo de administración de la compañía de coches eléctricos. También acepta el nombramiento de dos consejeros independientes, y una multa de 20 millones de dólares (Tesla tendrá que abonar otro tanto). A cambio, podrá permanecer como CEO.

La lógica ilógica de Elon Musk: duerme en el suelo de su fábrica para empatizar con el sufrimiento de sus operarios

Todas estas medidas “están especialmente diseñadas para corregir los problemas de conducta” de Musk, afirman desde el regulador de Wall Street. La SEC también recuerda que el nuevo consejo de administración deberá adoptar “importantes reformas para prevenir nuevas disrupciones en el mercado y daños ulteriores a los accionistas -incluida la obligación de supervisar las comunicaciones de Musk con los inversores-“.

Toda la polémica gira en torno a un tuit que Musk publicó el pasado 7 de agosto, en el que afirmaba que contaba con los fondos para sacar a Tesla de bolsa pagando 420 dólares por acción. La SEC decidió demandarle cuando comprobó que Musk sabía que eso era falso: no había discutido el precio (ni, en realidad, ningún otro factor de la operación) con socio financiero potencial alguno. Sin embargo, su tuit manipuló el mercado al provocar que las acciones de Tesla subieran ese día un 6%.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.