Empresa

El primer hábito que debes adoptar para ser un buen líder

lider

Un estudio de Harvard ha revelado cuál es el factor que más influye en las relaciones entre líderes y empleados. Para ser un buen jefe primero tendrás que cambiar este hábito.

Desde la Universidad de Harvard observaron que en muchas ocasiones las relaciones entre líderes y empleados comienzan siendo buenas, pero más adelante se deterioran y no vuelven a recuperar la dinámica inicial. Al preguntarse por qué empeoraban las relaciones en el trabajo dieron con un factor clave: el sueño.

Sabemos que no descansar suficiente disminuye la productividad y puede dañar gravemente la salud, pero, ¿sabías que dormir mal también afecta tu capacidad de liderazgo?

Dormir mal afecta nuestro humor, haciendo que estemos más irritables dentro y fuera del trabajo. Puede que por lo general no tengamos mal genio, pero basta con no dormir suficientes horas una noche para perder los papeles con un empleado al día siguiente. Si esto tiene lugar un día puntual podrá arreglarse con una disculpa y aprendiendo del error para futuras ocasiones, el problema es cuando la situación se repite a menudo.

Si a un empleado su superior le grita o le da malas contestaciones se acabará creando un ambiente hostil. La hostilidad afecta rápidamente la relación del líder con su equipo; las emociones negativas se transmiten a los empleados y ya no conciben a su superior como un apoyo y referente, sino como a un jefe tóxico, por mucho que sonrías al día siguiente.

En el estudio llevado a cabo por Harvard analizaron 86 relaciones entre líder y empleado. Llevaron a cabo encuestas sobre la calidad de sueño, hostilidad, calidad de la relación y otros variables. El resultado no fue ninguna sorpresa: la falta del sueño del líder afectaba negativamente la percepción que el empleado tenía del mismo.

Lo mismo ocurría viceversa: cuando un empleado dormía mal los jefes tendían a notar que la calidad de su trabajo empeoraba.

5 poderosas lecciones de liderazgo que aprender de Steve Jobs y Elon Musk

No obstante, la investigación dejó entrever que muy pocos líderes eran conscientes de que no dormir estaba afectando negativamente su relación con los empleados.

Es crucial como líder dormir bien. La falta de sueño provoca que tengamos menos inteligencia emocional, un factor clave para ser un buen jefe. Por mucha responsabilidad y trabajo que tengas la prioridad siempre debe ser descansar bien, de lo contrario difícilmente podrás dirigir un grupo de personas. Recuerda, si tú mismo no estás bien poco podrás hacer por el resto.

Vía | Harvard Business Review

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!